Un narco arrepentido hundió a la viuda de Pablo Escobar Gaviria y a Chicho Serna

 

La Nación.

Buenos Aires.

Sus defensas se basaron en afirmar una y otra vez que desconocían el pasado de José Piedrahita Ceballos en el mundo del narcotráfico. Es que, para ellos, explicaban, simplemente era un reconocido empresario ganadero.

Pero un narco que declaró como arrepentido ante un juez y dos fiscales argentinos en el extranjero sostuvo que María Isabel Santos Caballero y Sebastián Marroquín Santos, la viuda y el primogénito de Pablo Escobar Gaviria, el mítico Patrón del Mal, conocían la relación de aquel presunto hombre de negocios con el temible Cartel de Cali.

En su declaración, el imputado colaborador también hundió al exjugador de Boca Juniors y la selección Colombia Mauricio Chicho Serna Valencia, al sostener que fue testaferro en la Argentina de un capo narco colombiano. (Lea el informe).