20 enero, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Tribunal de la Cámara de Comercio de Bogotá, presiona al periodista Gustavo Rugeles

Un tribunal arbitral de la Cámara de Comercio de Bogotá adelanta el proceso para resolver un litigio entre la firma Novelena y Cormagdalena. 

En desarrollo de este proceso se ha tenido en cuenta una publicación que hizo el portal El Expediente del año 2017, que dirige el colega Gustavo Rugeles, quien ha sido citado por ese tribunal a rendir testimonio el próximo 22 de enero, por los árbitros Alvaro Mendoza Ramírez, Juan Pablo Cárdenas y Adelaida Angel. 

En la publicación salieron unos chats entre Bernardo “ñoño” Elías y Luis Miguel Pico hablando de ese contrato. Rugeles se ha negado a asistir, porque sostiene que ese tribunal busca hacerlo revelar sus fuentes de información, en una intención que atenta contra la libertad de prensa.  

Hasta el momento, según afirma, ha recibido dos sanciones económicas y dos órdenes de arresto, y ahora es amenazado con ser conducido por la policía. 

Vale recordar que la Constitución, garantiza que “El secreto profesional es inviolable” Art 73 y 74. 

Sobre este asunto, el colega Gustavo Rugeles escribió un primer twitter: 

“Absurdo. Ahora los “árbitros” del caso Novelena ordenan conducirme con la Policía a rendir testimonio por una nota publicada en el @ELExpedienteCol. 

Les reitero: NO vamos a revelar nuestras fuentes. Pueden abusar del sistema judicial, poner multas y ordenar capturas. @AIPICOL”. (Carta del tribunal arbitral). 

Y luego este otro en respuesta: 

“Respuesta de Rugeles 

@camaracomerbog Alvaro Mendoza Ramírez, Juan Pablo Cárdenas y Adelaida Angel: periodistas no podemos comparecer a tomar partido a favor o en contra de partes en pleito. La Constitución Política también protege reserva de las fuentes”. (La respuesta de Rugeles). 

Diversos medios de comunicación levantan su voz de protesta, especialmente la recién creada Agremiación Iberoamericana de Prensa Independiente AIPI, porque se considera que esta clase de actuaciones son atentatorias en contra de la libertad de prensa.