28 julio, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

“Tengámosle miedo a no lograr el cambio”: Juan Diego Gómez, presidente del Congreso

  • Que mejor que culminar como cabeza de la rama legislativa, mi paso por este capitolio nacional. 
  • Con 93 votos a favor, Juan Diego Gómez se posesionó como el nuevo presidente del Congreso de la República de Colombia. 

Juan Diego Gómez, senador conservador, fue elegido este martes 20 de julio, en la plenaria, como el nuevo presidente del Congreso de la República. 

El abogado antioqueño obtuvo el respaldo de las bancadas en el Congreso, con 93 votos para ocupar ese cargo. 

Una de las principales apuestas del congresista, será impulsar el proyecto de ley estatutaria para reglamentar la protesta social en el país y garantizar la reforma de la Policía Nacional. 

“Más que la reforma a la Policía, hay que garantizar el proceso de modernización de esta institución, es como desde la civilidad ciudadanos que distinguimos puedan tener certificaciones en Derechos Humanos, adquirir un régimen de profesionalización por competencias”, señaló Juan Diego Gómez. 

Respecto al proyecto de protesta, el nuevo presidente del Congreso recalcó que la idea es evitar que “algunos ciudadanos inconformes y que tienen otras visiones, se infiltren en las marchas y terminen haciendo que se estigmatice y se criminalice como sucede algunas veces, lo cual genera hechos de violencia que daña la infraestructura pública”. 

Actualmente, el congresista también integra la Comisión de Derechos Humanos del Senado, pertenece a la Comisión Legal de Seguimiento a las actividades de inteligencia y contrainteligencia y a la Comisión de Instrucción, que se encarga de conocer los procesos político judiciales que se le siguen magistrados y otros altos funcionarios del Estado. 

El siguiente es el resumen de su intervención en el acto de su posesión:  

Decir que mi presidencia será ejercida con el pleno de las garantías para todos los miembros de la corporación, sería lanzar una proclama llena de lugares comunes.  

Quisiera mejor señalar que aspiro a ejercer una presidencia activa en pro de bajar el grado de polarización que vivimos, aspiro a ejercer una presidencia que, si bien no pretende rescatar al Congreso de la mala imagen, mal de muchos en el mundo, sí pretendo darme a la tarea de comunicar con intensidad lo que aquí se hace, para que no prime y valga solo lo que se deja de hacer. Aspiro a que en el ejercicio de esta presidencia, no se hable del Congreso por los álgidos debates, ni por el número de leyes, ni por las proposiciones particularmente exóticas, ni por los show mediáticos cada vez más recurrentes, aspiro a que se hable de un Congreso dedicado y comprometido con los territorios, de un Congreso aliado de la reactivación, de un Congreso abierto para las voces diversas, de un Congreso digno de ser llamado como en otras épocas, un Congreso admirable, pero eso señores congresistas depende en gran parte de nosotros mismos. 

No le fallemos a esta Colombia que necesita de nuestro compromiso a la hora de legislar, no le fallemos a esta Colombia que cada vez menos encuentra capacidad de creer, no le fallemos a los jóvenes, a las mujeres, a los campesinos, a nuestros maestros, a nuestros emprendedores, a nuestros niños… No nos fallemos a nosotros mismos… 

Recordemos aquella frase que un coterráneo conservador pronunciara hace 23 años también, en medio de complejos momentos: “O cambiamos, o nos cambian”, que hoy yo resignificaría así: “no le tengamos miedo a que nos cambien, tengámosle miedo a no lograr el cambio. ¡Muchas gracias!” (Con datos de la Nación).

Video de Juan Diego Gómez en su posesión.