¡Que alguien nos diga la Verdad! @EPMEstamosahi @GobAntioquia @ConcejoMedellin

 

Por Luz María Múnera (foto)

Este es un llamado al Respeto por la Ciudadanía, a que no nos traten como menores de edad.

Cuando un funcionario público oculta información, dice verdades a medias o deliberadamente miente, comete delitos, pero, además, ofende a los ciudadanos que juró defender y respetar al asumir su cargo.

Los casos más recientes y extremos de engaño a la ciudadanía están relacionados con una de las empresas más importantes del país: Empresas Públicas de Medellín, EPM. “La Joya de la Corona”, como se ha llamado en otros tiempos, empieza a deslucirse gracias al constante engaño, verdades a medias e información oculta a la que nos tiene sometidos su actual administración.

Es tal la magnitud del engaño, que en debates del Concejo de Medellín ha reconocido que recuperar el proyecto Hidroituango costaría un Billón de pesos, pero luego, ante medios de comunicación, sorpresivamente, la cifra sube a tres Billones y medio de pesos. ¿Entregaron una cifra inicial “baja” para apaciguar los ánimos del debate político? ¿Mintieron deliberadamente en este caso?

Pero las inconsistencias en la información no paran ahí: Fotografías falsas, Derrumbes no pequeños, “Atención a las comunidades”, Comunicados desautorizados, Información a cuentagotas, y un largo etcétera que hace dudar de la honestidad de quienes tienen en sus manos uno de los proyectos de Ingeniería más ambiciosos en la historia hidro-energética del país.

¿Y en EPM?

También se ve por los lados de EPM esta epidemia: ¿Cuáles son las verdaderas cifras de la gestión financiera de la Empresa?

¿Cómo están los números en materia de activos, pasivos, Ebitda?

¿Cuál es el compromiso de la empresa con la Verdad, con la Ciudadanía?

¿Cuál es el peso real en la toma de decisiones de los privados que integran la Junta Directiva de EPM?

¿Es válido mostrar rendimientos financieros de una empresa con base en créditos que la hacen inviable?

¿Y UNE? ¿Quién nos dirá la verdad sobre UNE-EPM Telecomunicaciones? Se han robado literalmente la empresa. Ya hasta el Nombre Corporativo lo desaparecieron y nadie da la cara para explicar por qué han acabado con una marca y una reputación que se construyó con Patrimonio Público local y fuerza laboral nuestra.

El panorama es oscuro y debemos trabajar fuerte para que se clarifique, renovar esfuerzos en la Defensa de Nuestro Patrimonio Público, exigir de los socios de Hidroituango: IDEA, EPM, Gobernación de Antioquia y Alcaldía de Medellín claridad y transparencia en la información, que nos digan ¿Quién pagará los sobrecostos y daños económicos, sociales y ambientales que ha significado el proyecto? ¿Seremos nuevamente los Ciudadanos vía tarifas quienes reparemos el desastre? O ¿por fin habrá acciones de repetición contra los contratistas de la obra?

Y frente a UNE – EPM Telecomunicaciones, que las directivas expliquen claramente, sin verdades a medias, sin información “reservada”, quiénes son los responsables de feriar la empresa de la manera descarada que lo han hecho.

Como ciudadanos, como Defensores del Patrimonio Público, exigimos la verdad, Verdad como principio Ético, Verdad como muestra de Respeto por los verdaderos dueños de las empresas que se les ha encomendado administrar: la Ciudadanía.