Pese a su habilidad, Petro no ha podido explicar ese “feo” video recibiendo fajos de billetes

 

El senador Gustavo Petro (foto), adalid de la guerra contra la corrupción, quedó entre la espada y la pared y en el peor de los escenarios con ese video en el cual aparece acariciando ocho fajos de billetes y luego empacándolos en una bolsa plástica blanca. (Videos de Petro 1 y 2 al finalizar la nota).

Petro no ha tenido suerte con sus explicaciones. El Arquitecto Simón Vélez lo rectificó y dijo que “A raíz de la aseveración hecha en redes sociales, aclaro a la opinión pública que yo no le he hecho ningún préstamo a nadie y mucho menos al señor Gustavo Petro”.

Pero quedó a mitad de camino. Su única reacción fue decir: Sin embargo, Petro contó su versión por medio de 18 trinos. En el último de ellos -publicado tras conocer el comunicado de Vélez- se reafirma en su posición y le pide a Vélez que aclare si lo hizo a “título de préstamo o aporte”.

“El dinero que se me entrega en el año 2005, y el Simón que allí varias pronuncia Juan Carlos Montes, es su jefe empresarial el arquitecto Simón Vélez. Lo que debe aclarar Simón es si lo hizo a título de préstamo o aporte”.

Petro ha reconocido que el video es ”muy feo”.

Un analista del diario El Tiempo, publicó lo siguiente:

“Hasta este momento, las implicaciones de la grabación son más políticas que judiciales. Esto porque una de las banderas con las que el exalcalde de Bogotá ha construido su exitoso movimiento político es la lucha contra la corrupción. De hecho, su alianza con otros partidos para el Congreso se llamó ‘Decentes’.

“Ahora bien, hasta el momento la justicia no tiene indicio de que se trate de un dinero ilegal. Incluso, si se tratara de plata no declarada para una campaña política -sobre lo cual, de nuevo, no se conoce ningún indicio concreto-, una investigación difícilmente prosperaría porque para la época -hace 14 años- violar los topes electorales no era delito en Colombia. Y eventuales conductas penales asociadas a enmascarar gastos electorales -como falsedad en documentos públicos y privados, por ejemplo- ya habrían prescrito”.