Lo que no dijo Alejandro González de su pobre tarea en Corantioquia

 

Corantioquia expidió un amplio comunicado casi de balance del tiempo que Alejandro González (foto) estuvo en la dirección de la entidad. Habla de pozos sépticos y fortalecimiento de red de jóvenes y campesinos

Por ninguna parte habla del freno a la planta de Cemex, en la que se han invertido 400 millones de dólares y que por el radicalismo del director que se va, no han podido iniciar operaciones, evitando la generación de empleo y creación de riqueza para Antioquia. (Comunicado de Corantioquia).

No habla de las trabas ambientales que Alejandro González le puso a Kimberly Clark, en el momento en que decidieron instalar su centro de innovación global en el alto de Las Palmas y que con su radicalismo ambiental los forzó a irse a montar el centro de Innovación global en Brasil

Tampoco habla del freno a las pequeñas centrales hidroeléctricas en Antioquia, negando licencias en sitios donde las PCHs generarían riqueza para los municipios donde se encontraban y además sería solución para que entidades públicas y privadas preservaran las cuencas y ríos que permitirían la generación de energía

Tampoco habla de su negación al desarrollo minero de Antioquia, donde se opuso a que la minería legal y formal pudiera ejecutar sus títulos, trayendo riqueza y progreso para el Departamento. Pero con su desgano lo único que hizo fue dejarle a la minería ilegal el territorio que no le permitió desarrollar a los legales, comentó un destacado empresario.

La misma fuente dijo que “este debería ser su informe de gestión para 7 años, en los que Corantioquia se convirtió en el enemigo del progreso de Antioquia”.

“Por Antioquia, gracias a Dios se fue este enemigo del progreso y por todos, gracias a Dios, no dejó a su heredero que para buscar su elección trató de disfrazarse de liberal ambiental, sabiendo todos que hace parte de la escuela más radical de los ambientalistas en Colombia”, concluyó el empresario.