Largo y ancho: El man está vivo

Por Rubén Darío Barrientos G. (foto)

rdbarrientos@une.net.co

En sus secretos políticos, Darcy Quinn acaba de divulgar que Alberto Linero suena como fuerte candidato para las alcaldías de Barranquilla o Bogotá. Hablamos del mismísimo Padre Linero, el que en septiembre de este año colgó la sotana pero que nunca dejó de ser sacerdote. Es que mi amigo Gabriel Escobar (Vista de Lince y Sófocles), lo explica, por antonomasia, en una columna publicada en El Colombiano el día 1 de mayo de 2001 que “Al padre Gonzalo Gallo, por ejemplo, se le podrá decir exclérigo, exministro del altar, excarmelita, pero nunca exsacerdote. Porque en la ordenación, el obispo le dice al sacerdote: Tú eres sacerdote eternamente según el orden de Melquisidec. A algunos sacerdotes les dan licencia para no ejercer el ministerio y algunos hasta apostatan de su fe, pero nunca dejan de ser sacerdotes”. Esto aplica, entonces, para Gonzalo Gallo, Alberto Linero y Bernardo Hoyos, entre otros.

Pero volviendo al cuento de Quinn, dizque suena el sacerdote Alberto Linero (exclérigo), para las alcaldías de Barranquilla o Bogotá. Parece ser que El man está vivo, como rezan sus oracionales, que se traducen en publicaciones mensuales escritas por el samario Linero, según su talante forjado como Eudista, profesor de la facultad de comunicación social y periodismo en la Universidad del Norte, tuitero, conferencista, teólogo, columnista, futbolero, autor de 15 libros y vicepresidente de la emisora El Minuto de Dios. Linero, como se recuerda, en septiembre de este año abandonó la sotana, luego de 34 años vistiendo el hábito, pero –según sus palabras– lo hizo transido de soledad. Tiene carisma caribeño y sus carcajadas son sonoras. (Lea la columna).