La larga espera de Andrés Guerra; ¿un camino parecido al de Antanas Mockus? @Cedemocratico @andresguerraho @AlvaroUribeVel

 

En medio de “casi” dos escenas de llanto, el hoy candidato del Centro Democrático a la Gobernación de Antioquia, Andrés Guerra Hoyos (foto), dijo que llevaba esperando diez años por esta designación y que hace cuatro años había entrado por la puerta de atrás, por la puerta de emergencia, a la candidatura de su partido, pero que ahora lo hacía como candidato oficial del Centro Democrático para la Gobernación de Antioquia.

Andrés Guerra se refería aquel episodio cuando el Centro Democrático, con su líder Alvaro Uribe Vélez, desconoció el proceso democrático que llevó a la candidatura oficial de esa colectividad a la Gobernación, Liliana Rendón. Y como la desconocieron, por carambola esa aspiración recayó en el candidato, ahora sí oficial, Andrés Guerra.

Con el apoyo de 504 antioqueños, Guerra iniciará su candidatura, para enfrentar, por el momento, a Juan Camilo Restrepo, candidato conservador, y a Mauricio Tobón, aspirante por firmas a la Gobernación de Antioquia.

Pero el tema de Andrés Guerra está en el ojo del huracán, por cuenta de los líos jurídicos de su hermano Bernardo Alejandro, quien fue despojado de su investidura por el Tribunal Administrativo de Antioquia, y cuyo futuro definitivo está en manos del Consejo de Estado.

La pregunta es obvia: ¿El elegido candidato único vive la misma inhabilidad que llevó a la destitución de Antanas Mockus?

Algunos críticos sostienen que su elección como candidato del Centro Democrático se da en momentos en sigue sin clarificarse el presunto “testaferrato” que hacía el dirigente político con dineros del Estado, al crear una fundación que contrataba con Telemedellín, mandaba a otra persona a firmar los contratos y posteriormente estos le eran “donados” para su campaña política.

Es decir, el candidato del Centro Democrático hizo la misma jugada que Antanas Mockus, inhabilitado esta semana como senador del Partido Verde, por el Consejo de Estado, entidad que conceptuó que Mockus se benefició de los dineros que su Fundación Corpovisionarios recibió en contratos con la Gobernación de Cundinamarca.