El Oasis de la vida: En la vida todo regresa

Por Luis Carlos Correa Restrepo (foto)

La maldad vuelve al remitente, el dolor a quien lo ha causado, el bien a quien lo ha hecho, el amor a quien lo ha dado, las mentiras a quien las ha dicho, la maldición a quien la piensa, la bendición  a quien la da, la abundancia a quien la agradece.

La miseria a quien maldice, la prosperidad a quien ayuda, la pobreza a quien hace fraude, la envidia a quien la siente.

Téngale al otro la compasión que quiere que le tengan. Dé el mismo respeto que quiere recibir. Trate como le gustaría ser tratado. Hable del otro como le gustaría que hablaran de Usted.

Hágale al prójimo lo que quiera que le hagan, y siempre recuerde de todo lo que le hagan, y de todo lo que haga las consecuencias serán su pago. Cada quien se tortura a su manera. A cada acción le corresponde una reacción.

Todos somos sembradores y cosechamos lo que sembramos, asegúrese de sembrar hoy lo que mañana quiera cosechar.

Lo invito hoy a sembrar todo lo bueno y lo positivo. Desde buenos sentimientos y pensamientos hasta buenos actos para sí mismo y para todos a su alrededor. Para vivir en armonía unos con otros.

Aléjese del rencor, malos sentimientos y pensamientos que al final a quien más dañan es a quien los siente.

“El respeto al derecho ajeno es la paz”.

La vida es una ruleta que gira para todos y tarde o temprano será su turno. ¿Por qué? Porque simplemente en la vida habrá quien le haga lo mismo que usted le hace a los demás.

Ley de vida: Si usted se venga o hace maldad, el mal se lo hace usted mismo, lo mejor es no corresponder al mal…

Los gritos son señal de debilidad.

La humillación es señal de pobreza interior.

La calumnia es señal de envidia

La agresividad es señal de inseguridad.

El verdadero liderazgo se logra cuando se es:

Íntegro, Humilde, Ético, Sincero, Equitativo y Leal.