El Oasis de la vida: El tiempo

 

Por Luis Carlos Correa Restrepo (foto)

Con el tiempo, aprendes la sutil diferencia que hay entre tomar la mano de alguien y encadenar el alma.

Y aprendes que el amor no significa apoyarte en alguien y que la compañía no significa seguridad.

Y empiezas a entender que los besos no son contratos, ni los regalos promesas.

Y empiezas a aceptar tus derrotas con la cabeza en alto, con los ojos abiertos.

Con la compostura de un adulto, no con la cara compungida de un niño.

Y aprendes a construir todos los caminos con el hoy porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes.

Con el tiempo aprendes que incluso los rayos del sol queman, si te expones demasiado a ellos.  Por lo tanto siembra tu propio jardín, y adora tu propia alma, en vez de esperar que alguien te lleve flores.

 Y aprenderás que en realidad puedes sobrellevar todo.

Que de verdad eres fuerte.

Y QUE EN REALIDAD VALE.

Mis Metas

Quiero amarte sin absorberte, apreciarte sin juzgarte, unirme a ti sin esclavizarte.

Quiero invitarte sin exigirte.

Dejarte sin sentirme culpable.

Criticarte sin herirte y ayudarte sin menospreciarte.

Si puedes hacer lo mismo por mí, entonces nos habremos conocido y mutuamente podremos beneficiarnos.