5 marzo, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

El gran golpe que recibió el Centro Democrático

@IvanDuque @AlvaroUribeVel @CeDemocratico 

La muerte del exministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ha sido un gran golpe para el Centro Democrático y para el mismo gobierno del presidente Duque, pues era un hombre en el cual confluían las diversas fuerzas de su colectividad. 

No se puede olvidar que en 2014 fue la fórmula vicepresidencial del entonces candidato Oscar Iván Zuluaga y hace dos años fue rival de Iván Duque en la consulta para definir el candidato presidencial por el Centro Democrático. 

Y en la cúpula del Centro Democrático era considerado como una carta fija para altos cargos y en especial en la carrera hacia la Presidencia de la República. Ninguno de los actuales precandidatos cuenta con una hoja de vida más nutrida como la que podía exhibir con lujo de detalles Carlos Holmes, quien, además, contaba con el apoyo del expresidente Álvaro Uribe. 

Recuerda la agencia informativa Infobae que a principios de 2019 el entonces ministro de Relaciones Exteriores se encontraba en un foro realizado por la Universidad Eafit de Medellín, donde un estudiante que le preguntó si se postularía para presidencia en las próximas elecciones, a lo que Holmes contestó: “Llegado el momento se los diré, pero, aquí entre nos, que no salga de Colombia, claro que sí, yo voy a aspirar en el 2022”, dijo. Luego, el año pasado se comentó que dejaría el cargo a mediados de este año para iniciar el camino de campaña política para el 2022. 

Su papel en el Congreso fue fundamental para mejorarle el ambiente al Gobierno de su presidente Duque en aquellos debates candentes sobre las masacres, los asesinatos de líderes sociales y desmovilizados, las actuaciones de la fuerza pública y el Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía en las manifestaciones, los casos de abuso sexual de las tropas o el tránsito de militares estadounidenses por territorio nacional.  

Infobae analiza que la llegada de Carlos Holmes Trujillo al ministerio de Defensa fue el afán que tenía Duque por poner en este puesto a alguien que organizara a las Fuerzas Militares y tuviera una figura de autoridad en todos los aspectos. Su tarea se enfocó en reconstruir la confianza que los colombianos tenían en las Fuerzas Militares, que, según encuestas, ha disminuido considerablemente en los últimos años. Para esta labor se rodeó de un equipo que lo ayudara con asesoría y, según fuentes castrenses, se le veía trabajando en mejorar la transparencia y la claridad en lo que comunican las instituciones militares. 

La muerte inesperada del ministro de Defensa ha sido una de las pérdidas más grandes e importantes del Centro Democrático y para el Gobierno Nacional, por la responsabilidad y liderazgo que este tenía. Con esto deja al presidente sin una figura de autoridad para las Fuerzas Públicas y sin candidato presidencial al partido de centro derecha. 

Por el momento, la dimensión de su ausencia vendrá de la mano con quién se designe su reemplazo. La decisión de quién poner a cargo es un trabajo difícil teniendo en cuenta que aún queda año y medio de mandato, y que, para este partido, Trujillo era el indicado para asumir todos los retos que atraviesa el país.