Editorial El Comercio: Una elección ignominiosa

 

La probable designación de Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU es una vergüenza para toda la región.

Editorial El comercio

Quienes los vieron cuentan que llegaron en camionetas negras sin placas. Vestían, todos ellos, ropajes oscuros y pasamontañas que impedían verles el rostro. Descendieron de los vehículos sosteniendo armas largas e irrumpieron en los hogares abruptamente. Una vez adentro, separaron por género: a las mujeres y niñas las violentaban, obligándolas a desnudarse; a los hombres, en su mayoría, les descerrajaron “uno o más disparos” en el tórax. Antes de huir, adulteraron la escena del crimen, ‘sembrando’ droga y armas entre sus víctimas, y disparando contra las paredes para simular un enfrentamiento ficticio.

Lo anterior es la descripción que se halla en el informe publicado el pasado julio por la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, sobre el modus operandi de las FAES (las Fuerzas de Acciones Especiales de Venezuela), una unidad creada por el régimen de Nicolás Maduro en el 2017 para luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado, pero al que muchos venezolanos han pasado a conocer, de manera elocuente, como el “grupo de exterminio”. (Lea el editorial).