Carta de Guillermo Mejía al maestro Gardeazábal

@eljodario

El próximo 26 de este mes, será inaugurada la tumba del maestro Gustavo Alvarez Gardeazábal en el cementerio Museo San Pedro de Medellín. Sobre este tema, el exmagistrado Guillermo Mejía Mejía le envió al maestro la siguiente nota:

Leído y admirado Gardeazabal: Espero que no te suceda lo mismo que al Papa Julio II que mandó a construir su tumba y murió en 1513 antes de su inauguración. Ni te pase lo mismo que a Franco que lo exhumaron después de 44 años de descanso eterno.

Lo que pasa mi querido Juan Paz es que la inauguración de la tumba de Gardeazabal en el cementerio Museo de San Pedro de Medellín ha coincidido en el tiempo con la exhumación de los restos de Franco en su tumba del Valle de los Caídos y la relación de un tema con otro es inevitable. A Franco lo sacan de su tumba porque a juicio del gobierno actual de España no merece estar en un lugar destinado al descanso eterno de las víctimas de la Guerra Civil Española. Y, desde luego, Franco no fue víctima sino victimario.

A Gardeazabal lo exhumaron en vida del Cementerio Libre de Circasia y, también en vida, se le va a inaugurar una tumba en el cementerio museo de San Pedro, pero por razones muy distintas a las de Franco. Este personaje fascista, ganó la guerra civil española con la ayuda de Hitler y de Mussolini. Nuestro escritor vallecaucano, en cambio, es el ícono del librepensador colombiano que no traga entero, que denuncia, que combate las ideas ajenas, pero las tolera.

Sobre tumbas y entierros pudiéramos escribir muy buenas crónicas, pues abundan en la historia los casos insólitos como la campanita amarrada a una cuerda que colocaban en la mano del presunto difunto en los sepulcros en la edad media, durante las pestes, por si acaso el enterrado aún continuaba con vida.

He asistido a entierros de notables en Medellín en el cementerio de San Pedro, con asistencia masiva, para cerrar sus tumbas, pero estoy seguro que a la apertura de la de Gardeazabal, en el mismo lugar, la asistencia va a superar cualquier expectativa.

No sé si el futuro difunto quiera que le pongan una campana en su tumba para indicar que sigue vivo, pero creo que ya sus libros hacen bastante ruido y lo seguirán haciendo.

La idea es que tu tumba en el cementerio de San Pedro de Medellín, de verdad sí sea eterna y que los que te sobrevivan la visiten para tomarse fotos para reenviarlas y decir que “estuve en la tumba de Gardezábal”.

Allí también estuvo Epifanio Mejía, que después lo trasladaron para la Iglesia de Yarumal de donde era oriundo.

Cuando uno visita cementerios famosos como La Chacarita y La Recoleta en Buenos Aires, el Pére Lachaise en París o el de Arlington en EE.UU, el espíritu se sobrecoge al saber que uno está tan cerca de personajes que hicieron historia.

Ya eres un personaje histórico y polémico, pero nunca olvidado y de eso se trata tu tumba: Que no te olviden para volver a leerte.

Un abrazo.

Guillermo Mejía Mejía