20 junio, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Aún no hay escasez de alimentos en Antioquia, pero sí aumento de precios en algunos

_Hoy productos como la papa, el tomate y la cebolla blanca experimentaron importantes descensos en precios en las centrales de abastos. 

_Se calcula que actualmente el 70 % de los alimentos que se comercializan en Antioquia presentan inestabilidad en los precios. 

Este sábado 8 de mayo, se cumple la décimo primera jornada del Paro Nacional. Las protestas han generado bloqueos en las vías principales de Colombia, lo que ha afectado la cadena de abastecimiento en varios departamentos del país. Las zonas Sur, Centro y Oriente de Colombia registran los más importantes cierres. 

Antioquia tiene una dependencia alimentaria de productos llegados desde otras regiones de Colombia, del 74%. Si bien hasta esta hora no se presenta desabastecimiento ni escasez, los bloqueos han generado incrementos de precios en algunos productos. 

Para evitar que se compliquen las condiciones actuales, lo que podría generar la ruptura de la cadena de abastecimiento, el Gobierno Departamental ha posibilitado, a través del diálogo, la apertura de pasos críticos. Adicionalmente se han conseguido acuerdos con diferentes actores sociales para evitar el bloqueo de vías y complicaciones de la situación social. 

Pensando en el bienestar de la sociedad antioqueña, y en coherencia con su forma de actuar, la Gobernación de Antioquia ha articulado espacios de conversación con todos los actores involucrados en la cadena para tomar decisiones coordinadas.  

Además, ha planificado escenarios de solución que protejan y acompañen a los productores del campo antioqueño que, muy comprometidos, están cumpliendo con las expectativas de satisfacción de las necesidades alimentarias. 

El kilo de papa, por ejemplo, pasó de $4.800, precio del jueves, a $2.500 hoy. El tomate, que ayer estaba en $6.000 el kilo, hoy amaneció a 4.000. El kilo de cebolla blanca pasó de $5.000 a $4.000 en las últimas horas. 

Sin embargo, si la dinámica de bloqueos persiste, es imposible garantizar la estabilidad de los precios y se haría necesario, para evitar la ruptura de la cadena, activar el Plan de Abastecimiento de Emergencia, con el que cuenta la Gobernación, y que implicaría la adopción de medidas logísticas, económicas y jurídicas para asegurar que cada familia antioqueña tenga alimentos en su mesa.