11 agosto, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Alejandro Gaviria ya estaba con Petro desde el19 de mayo…

@agaviriau @petrogustavo 

La verdad es que el mundillo de la política no fue sorprendido con la decisión de Alejandro Gaviria de adherir al candidato del Pacto histórico, Gustavo Petro. 

Gaviria había expresado su simpatía por Petro en una entrevista con el Financial Times el pasado 19 de mayo, diez días antes de la primera vuelta, cuando dijo: 

“Estamos durmiendo en la cima de un volcán. Hay mucha insatisfacción. Podría ser mejor tener una explosión controlada con Petro que embotellar el volcán. El país está exigiendo un cambio”, señaló. 

Pero ahora, cuatro días después de la primera vuelta Gaviria envió un video a sus seguidores para explicar su decisión. 

Dijo que se reunió con “aliados, amigos y políticos a quienes admiro y con quienes he compartido por varios años la defensa de las ideas liberales, y he escuchado a muchos seguidores al equipo de campaña”. Expresó que el panorama es difícil y que hay dudas y preocupaciones. 

El exministro de Salud de Juan Manuel Santos aseguró que es necesario tomar una posición en este punto, y que “no es tiempo para la neutralidad”. Anotó que a él lo motivan el pluralismo, la paz, los derechos sociales y la sostenibilidad ambiental, causas que seguirá defendiendo “con independencia y coraje”. 

“Creo que, con salvedades y preocupaciones en algunos temas, Gustavo Petro representa en este momento la opción de cambio más responsable, institucional y liberal. Los riesgos de un rompimiento institucional, sobre todo con el Congreso, pero también con las cortes, son mayores con Rodolfo Hernández”, dijo Gaviria. 

Y luego atacó a Rodolfo Hernández: “ha apelado a un discurso anticorrupción eficaz, pero oportunista”… algunas de las ideas de Rodolfo Hernández son mera charlatanería” y que “tiene también una idea de la austeridad que desconoce la realidad económica y presupuestal, que no está basada en un entendimiento profundo de la economía”. 

“Gustavo Petro, por el contrario, es consciente de la necesidad de un ajuste fiscal, se ha tomado en serio el problema de las finanzas públicas, sus ideas sobre la reforma tributaria tienen que concretarse y mejorarse, por supuesto, pero apuntan en el sentido común”, añadió. 

El exministro confesó que le preocupa la posición de Gustavo Petro sobre el manejo del sistema de salud, ya que “una estrategia de atención primaria no es un reemplazo al sistema de salud; a nuestro sistema hay que fortalecerlo, no acabarlo”. También dice que tiene reparos con las propuestas sobre economía, pero “seguiré aportando ideas al respecto, contribuyendo a fortalecer la agenda de cambio que necesita Colombia”. 

De Petro agregó que “no lo veo como una amenaza institucional o democrática. Creo incluso que su figura, su capacidad de darles voz a los jóvenes, a quien menos tiene que perder en nuestra sociedad, fortalece y legitima nuestra democracia”.