15 abril, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Al oído y en voz baja… Una justicia selectiva, vengativa, perseguidora y togada…

@FiscaliaCol @CorteSupremaJ @GobAntioquia @anibalgaviria

  • Los niveles de credibilidad de los ciudadanos de bien en la justicia colombiana están en el 27 %.

  • Hay que ser francos. La gente no cree en la Fiscalía General de la Nación, tampoco en la Corte Suprema de Justicia, ni en las altas cortes.

  • La Fiscalía es selectiva, vengativa, rencorosa y perseguidora.

  • Vean el caso de Aníbal Gaviria y frente a este caso está el de Didier Tavera (foto), quien renunció a la Gobernación de Santander para zafarse de las garras de la Corte Suprema y quedar en libertad.

  • Ahora es el flamante director de la Federación Nacional de Departamentos, defendiéndose en libertad de las acusaciones de haberse robado las platas de los alimentos de los niños.

  • Nombrado por unanimidad. Como si los políticos quisieran vengarse de los niños.

  • Pero la Fiscalía se hace la de la vista gorda, porque es selectiva…

  • Debe ser que el tema de Gaviria es más taquillero para la Fiscalía que el de Tavera… O el fiscal le tiene menos bronca a Santander que a Antioquia.

  • ¿Y qué pasa con la investigación a Luis Gustavo Moreno (foto), con el cartel de la Toga? El Hombre dice que nadie quiere saber hasta dónde llegó el cartel de la toga.

  • Debe haber una mano negra que no quiere que Moreno acabe de levantar el tapete y deje al descubierto toda la inmundicia de la Corte Suprema de Justicia.

  • ¿Será que Moreno tiene en carpeta nuevos nombres de magistrados y exmagistrados, y de los políticos salvados por el cartel de la toga?

  • Pero aquí también la Fiscalía se hace la de la vista gorda…

  • Señor Fiscal, ¿y dónde engavetó la investigación sobre la “ñeñe política” ?, ¿dónde la escondió?

  • De José Hilario López: Correcciones a mi columna “Liberalismo e inequidad”

En mi última columna “Liberalismo e inequidad” publicada el pasado 2 de los corrientes cometí un lamentable error, consistente en llamar al IVA un impuesto directo cuando en realidad debí haber escrito que es un impuesto indirecto. Los impuestos indirectos son aquellos que el contribuyente paga al fisco por el uso que hace de sus ingresos o de su riqueza, mientras que el impuesto directo grava los ingresos y la riqueza. El IVA es el típico impuesto indirecto, mientras que los gravámenes a las rentas y al patrimonio son típicos impuestos directos. Ofrezco disculpas a mis lectores.