26 noviembre, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Al oído y en voz baja… ¿Algo quedó del “Quizás, quizás, quizás” de “Santrich”, a la frialdad de “Lozada”…

@betancourIngrid

  • Nadie se olvida de aquella burla de alias “Jesús Santrich”, acompañado de su compinche alias “Iván Márquez”, cuando se burlaron de sus víctimas…

  • La anécdota se produjo en Oslo, Noruega, cuando ambos narcoterroristas son interrogados sobre si les pedirían perdón a las víctimas.

  • “Santrich”, abrazado a “Iván Márquez”, entonó la recordada estrofa del compositor cubano Osvaldo Farrés, “Quizás, quizás, quizás”.

  • Fue una respuesta que les mereció el rechazo internacional y la retractación por sus declaraciones.

  • La dirigente Ingrid Betancourt, en su declaración ante la Comisión de la Verdad, en presencia de sus criminales secuestrados, les soltó esta frase en la cara: – “Oí el relato de mis hermanos de dolor. He llorado con ellos y me cuesta trabajo no seguir llorando, pero debo confesar que me sorprende que del lado de los victimarios no haya habido una sola lágrima”. (foto Santrich y Lozada). 

  • Carlos Antonio Lozada, criminal exjefe guerrillero de las Farc y ahora flamante senador del partido Comunes, reveló en Mañanas BLU que hasta el momento no ha llorado en presencia de las víctimas, pero aseguró que eso no quiere decir que no haya sentimientos ni empatía.

  • "No he llorado, pero eso no significa que no tenga sentimientos. No se puede decir que se es inhumano porque no se derrama una lágrima. Yo no puedo pararme a fingir, a lanzar lágrimas de cocodrilos si en ese momento no tenía ganas. No tengo por qué llorar si no me nace. Por supuesto que me conmueven las víctimas, en ese momento no tenía por qué llorar", agregó.

  • Y de paso se lavó las manos: "Nosotros hemos asumido responsabilidades y estamos dándoles la cara a las víctimas, pero toda la sociedad es responsable", aseguró Lozada.

  • Si estos criminales que no han pagado un solo día de cárcel, no se compadecieron de la tragedia de sus víctimas en su momento, van a derramar lágrimas ahora…

  • Si no sintieron compasión por centenares de dramas familiares, qué van a sentir ahora… ¡Ni vergüenza!