13 abril, 2024

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Salvatore Mancuso, ¿será gestor de paz?

Después de que el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso regrese al país debe responder por desplazamientos, desapariciones, homicidios, entre otros delitos que le fueron imputados por la Fiscalía

Por Jenny Alejandra Bustos Granados

De Infobae

Mancuso será trasladado a Colombia desde Estados Unidos mañana martes, en un vuelo chárter y debe estar aterrizando en aeropuerto El Dorado a las dos de la tarde.

Después de que se cumpla su deportación y la revisión médica de rutina por parte de Migración Colombia, quedará en custodia de la Policía Judicial (Dijín), de acuerdo con lo confirmado por fuentes de la Policía Nacional a El Tiempo.

Los preparativos del traslado se han coordinado entre las autoridades colombianas y estadounidenses, teniendo en cuenta todas las medidas de seguridad que deben rodear este procedimiento policial que se adelantará desde el Centro de Detención Stewart en Georgia.

Según se detalló, la elección del viaje como vuelo chárter y no comercial responde al interés de garantizar la seguridad de Salvatore Mancuso, que es recordado por ser la cabeza de uno de los grupos paramilitares más influyentes del país.

Cabe mencionar que el exlíder paramilitar pagó una condena de 15 años en Estados Unidos por delitos relacionados con el narcotráfico. Adicionalmente, pasó tres años en un pabellón exclusivo para migrantes mientras se definía su situación legal.

¿Mancuso como gestor de paz designado por el Gobierno?

El Tribunal Superior de Bogotá está actualmente revisando una solicitud de libertad para Salvatore Mancuso, la cual cuenta con el apoyo del Gobierno nacional en su rol como mediador de paz.

La petición se encuentra en esta etapa debido a la aprobación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que decidió aceptar el sometimiento del solicitante tras evaluar su contribución en audiencias previas.

La solicitud fue evaluada por este ente especializado en casos de conflicto armado en Colombia que consideró las declaraciones del exjefe paramilitar como una parte fundamental para avanzar hacia la consecución de una paz estable y duradera en el país.

“Aunque la JEP es prevalente sobre otras jurisdicciones en lo que tiene que ver con la investigación y el juzgamiento de los crímenes cometidos en el marco del conflicto armado y que hayan sido cometidos antes del 1 de diciembre de 2016, la decisión de sometimiento de Salvatore Mancuso no excluye su participación ante la jurisdicción de Justicia y Paz”, indicó el ente en el momento de la aceptación de manera excepcional el sometimiento del señalado como sujeto incorporado a la fuerza pública.

El apoyo del Gobierno nacional a esta solicitud estuvo basado en la importancia de fomentar el diálogo y la inclusión de todos los actores involucrados en el conflicto, hecho que ha sido criticado por diversos sectores que rechazan el papel de la JEP en el proceso de paz colombiano.

Sin embargo, el principal objetivo de la Jurisdicción Especial para la Paz es esforzarse por hacer justicia, ofrecer reparación a las víctimas y asegurar que los delitos del pasado no se repitan, situación por la cual aclararon que “aceptar el sometimiento de Mancuso en la JEP, por parte de la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas, no implica una decisión sobre su responsabilidad en los hechos en los que estuvo involucrado”, destacó la JEP en su momento.

Siendo así, el regreso de Mancuso representa un momento significativo para Colombia, pues no solo está relacionado con aspectos de seguridad nacional sino también, potencialmente, de justicia transicional.

Por ello, los colombianos esperan que responda ante la justicia colombiana por los delitos relacionados con desplazamientos, desapariciones, homicidios, lavado de activos, concierto para delinquir, entre otros delitos que cometió durante su vida delictiva que dejó centenares de víctimas en una época de horror para el país.