22 enero, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Las explosivas revelaciones del general (e) Mora Rangel sobre los acuerdos de La Habana

@JuanManSantos @DeLaCalleHum @IvanDuque 

El general (e) Jorge Enrique Mora Rangel es histórico en el Ejército Nacional. Fue miembro activo de las Fuerzas Militares hasta el 2003.  

Dentro y fuera de las Fuerzas Militares es considerado uno de los comandantes más influyentes y con mayor credibilidad en la institución. 

Desde el Comando de las Fuerzas Militares, cargo que asumió en 2002, inició la etapa más dura de la acción militar contra las Farc, con el Plan Colombia. 

En una nota periodística, El Nuevo Siglo recoge los tres puntos fundamentales analizados por el general ® Mora en el proceso de paz en La Habana. 

En palabras del propio general Mora, llegó al equipo negociador de La Habana “con una exigencia de parte mía: que mi participación estuviera supeditada a la aceptación y el respaldo del mando militar y a la aceptación y el respaldo de la reserva activa de las Fuerzas Militares”. 

En primer lugar, que Santos había dado lugar a disminuir el ímpetu de la acción militar contra las Farc. “El Gobierno no definió una estrategia militar adecuada a la estrategia de negociaciones. Hay una negociación y un divorcio tremendo entre la estrategia militar y la estrategia de negociaciones. Sin embargo, lógicamente el presidente les exigió a las Fuerzas Militares un respaldo al proceso y el respaldo de los militares al proceso se materializó en la disminución del ímpetu de operaciones en el campo de combate”, sostuvo. Agregó que “estoy convencido que las Fuerzas Militares y la Policía Nacional en el campo de combate, en el enfrentamiento con las Farc, lograron la victoria militar”. 

Dice El Nuevo Siglo que Mora también expuso que se instaló una mesa paralela. “El equipo negociador del Gobierno a la hora de la verdad no fue el equipo negociador. Yo considero que la presencia, la organización del equipo se hizo más para mostrar que había un grupo de personas que a nombre del Gobierno estaban sentados en La Habana con las Farc haciendo un proceso de negociaciones, pero la realidad es que el presidente utilizó a sus negociadores especiales y privilegiados, como el doctor Iván Cepeda, como el doctor Álvaro Leyva, que iban y regresaban de Bogotá a La Habana, llevando mensajes y llevando propuestas a las Farc, no al equipo del Gobierno”. 

Como tercer punto, el general aseguró que al comparar el Acuerdo del Teatro Colón con el suscrito (26 de septiembre de 2016) en Cartagena, que fue negado en el plebiscito (2 de octubre de ese mismo año), el ‘renegociado’ tras el triunfo del No en las urnas les concedió aún más beneficios a las Farc. 

En mes y medio, explicó Mora, “se fue un equipo del Gobierno para La Habana, hicieron cambios en el Acuerdo firmado inicialmente y se les favoreció aún más a las Farc. Ese es mi punto de vista”. 

“El plebiscito se perdió y la fórmula a aplicar como alternativa fue todo lo contrario a lo que se le había dicho al país. El presidente antes del plebiscito les dijo a los colombianos: si el plebiscito se pierde, a mí me toca llevar los guerrilleros de las Farc de La Habana al monte, porque el conflicto sigue. Lo mismo le dijo al país el doctor Humberto de la Calle. Pero así se engañó a los colombianos, porque hubo una forma alternativa de aprobar los acuerdos, como no se le había dicho al país anteriormente”, advirtió el general Mora, según recoge El Nuevo Siglo. 

Y el 24 de noviembre de 2016, minutos antes de suscribir el Acuerdo Final en el Teatro Colón de Bogotá, Gobierno y guerrilla publicaron una extensa Fe de Erratas con la que eliminó, entre otras cosas, de la página 164 del texto la referencia al artículo 28 del Estatuto de Roma, sobre la responsabilidad de mando en caso de agentes de la Fuerza Pública.