21 enero, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

La silla vacía la inauguró Manuel Marulanda, alias “Tiro fijo”

@PartidoFARC

La figura de dejar la silla vacía en supuestas citas de alta dimensión, fue estrenada por el entonces comandante superior de las Farc, Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”.

El miércoles 17 de junio de 1998, cuando el entonces candidato presidencial Andrés Pastrana divulgó fotografías de un encuentro suyo con los máximos jefes de las Farc, Manuel Marulanda Vélez y Víctor Rojas o “El Mono Jojoy”. Pastrana apareció acompañado de su asesor Víctor G. Ricardo. Pero alias “Tirofijo” dejó la silla vacía.

Este as político, a escasas horas de la segunda vuelta electoral, fue determinante en las urnas y, de paso, anticipó la primera decisión que iba a adoptar Pastrana una vez elegido: el proceso de paz, previa desmilitarización de una vasta zona del territorio nacional. Paradójicamente, ese mismo día, trascendió un comunicado de las Farc tomando partido en el debate electoral en su recta final.

22 años después, el pasado 13 de septiembre, domingo, la alcaldesa de Bogotá organizó un acto en homenaje a las 78 víctimas de las últimas protestas en el país.

Aunque el presidente Duque había anunciado que no podía asistir por compromisos adquiridos con anticipación, la alcaldesa ordenó instalar una silla con el letrero “Iván Duque, presidente de la República”.

La decisión de Claudia López recibió toda clase de críticas, porque dejó en evidencia que la alcaldesa quería utilizar este acto con intenciones política.

Aunque el jefe de Estado no estuvo presente, en representación del Gobierno nacional acudieron la consejera presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, Nancy Patricia Gutiérrez, y el comisionado para la Paz, Miguel Ceballos.

Frente a la primera silla, el mandatario afirmó, en entrevista con Vicky en SEMANA, que él no suele “dejar sillas vacías en ningún lado” y que la persona que puso el letrero con su nombre lo hizo de manera “premeditada” para tratar de mostrar que él no tiene “sentimientos” con las víctimas.

En esta oportunidad, los indígenas de la minga instalaron la silla vacía en la Plaza de Bolívar para señalar que el presidente Iván Duque les incumplió. Miles de indígenas que sufren el repunte de la violencia en Colombia se concentraron este lunes muy cerca de la sede presidencial, en el corazón de Bogotá, para exigir ser escuchados por el presidente Duque, que criticó la movilización en medio de la pandemia por coronavirus.

El presidente les había mandado a Cali 7 ministros, pero los indígenas se trasladaron a Bogotá. Y aunque aceptan que esta minga es política, Instalaron la silla vacía como un símbolo de que el primer mandatario está ausente de sus problemas. (Con datos de El Espectador y Semana).