23 mayo, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Fajardo se le enfrenta al Contralor General Carlos F. Córdoba, y lo recusa de tomar partido en su caso…

En la dinámica de la campaña presidencial, y en la encrucijada en que se encuentra el aspirante Sergio Fajardo (foto), se ha percibido una nueva estrategia frente a los procesos que tiene vivos en la Contraloría General de la República, por el caso Hidroituango y en la Fiscalía General de la Nación. 

Como lo analizan algunos observadores, Fajardo ha pasado hace varias semanas de la defensa al ataque. 

Este Twitter que subió a sus redes, demuestra que se va con todo, contra el contralor General, Carlos Felipe Córdoba (foto):  

“El Contralor sabe que está impedido para decidir, y no descarto que haya sido a propósito. Sin yo ser abogado, me cuesta creer que él haya sido tan ingenuo como para no saber que una opinión pública sobre el caso, en la que tomaba partido, le impedía ejercer como juez fiscal”. 

Eso quiere decir que la Contraloría enfrenta una nueva recusación, luego que la Procuraduría General le negara este recurso a la exsecretaria de Planeación de Fajardo, Eugenia Ramos Villa. 

Fajardo entregó la siguiente declaración: «Esta no es una recusación para apartar al señor contralor del proceso UCC-PRF-014-2019, pues el señor contralor no es competente para adoptar la decisión de fondo en el caso. Sin embargo, sí es competente para resolver la recusación presentada contra la contralora Delegada Intersectorial No 9 de la Unidad de Investigaciones Especiales contra la Corrupción y los miembros de la Sala Fiscal y Sancionatoria de la Contraloría General de la República, y sobre esa decisión versa esta recusación», afirmó Fajardo. 

Como ya se sabe, la Procuraduría General rechazó la el recurso interpuesto por María Eugenia Ramos Villa, exsecretaria de Planeación de Antioquia, contra el máximo de control. Ella aducía que supuestamente se le habían negado las garantías en el proceso de responsabilidad fiscal que se adelanta por el proyecto Hidroituango. 

El proceso de responsabilidad fiscal en Hidroituango involucra a 26 personas y la condena fiscal alcanza los $4,3 billones. Se esperaba que hubiese una decisión en segunda instancia sobre los implicados en el proceso, pero con la nueva recusación de Fajardo el panorama vuelve a complicarse. 

Ramos Villa había argumentado que la imparcialidad de la contraloría delegada para el caso estaba en entredicho, pues, según su denuncia, la entidad se había mostrado en redes sociales y medios de comunicación una mirada poca objetiva al caso. 

El contralor Carlos Felipe Córdoba y la procuradora Margarita Cabello también fueron incluidos en la recusación, pues la exsecretaria argumentó que los funcionarios no habían ofrecido garantías de imparcialidad para tomar la decisión de la responsabilidad fiscal en segunda instancia. 

Sin embargo, la Procuraduría rechazó el recurso y aseguró que no tiene lugar el recurso de apelación ante esta decisión. 

«Dado que la recusación recae sobre el servidor público que deba adelantar, realizar o decidir una actuación – en ese caso de índole fiscal-, no sería factible alegar una causal frente a un funcionario que no esté conociendo el expediente, lo que implica que al ser inviable el evento impeditivo, carece de potencialidad y virtualidad de afectar el principio de imparcialidad”, aseguró la entidad. (Con datos de Asuntos Legales).