17 agosto, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

¿Cuál será el futuro de la biblioteca de la Universidad de Medellín?  

@UdeMedellin_ 

El año pasado el rector de la U de M presentó a la comunidad un proyecto para demoler la actual biblioteca Eduardo Fernández Botero y construir allí un moderno edificio que servirá para albergar una nueva biblioteca, además de convertirse en el edificio central de la administración.  

Esta construcción tardará alrededor dos años en estar lista y tendrá un costo aproximado a los $40.000 millones. 

Pero el proyecto no ha sido del beneplácito de muchos egresados que ven en la biblioteca un ícono de la Universidad, y consideran que el costo del proyecto es demasiado alto y los argumentos técnicos débiles.  

Estos egresados han visitado la edificación en diferentes ocasiones y han sostenido diferentes conversaciones con la administración, que ha hecho oídos sordos a los argumentos técnicos y económicos que se han esgrimido, según el acta de una reunión a la que tuvo acceso El Reverbero de Juan Paz 

Mientras el rector Federico Restrepo ha argumentado públicamente que no puede “asumir la responsabilidad o irresponsabilidad de mantener un edificio que hoy está prácticamente ad portas de caerse”, basándose en el informe de la empresa Ingestructuras Ltda contratada por la institución para realizar el respectivo estudio, y que concluyó que la Biblioteca no podía ser repotenciada porque tiene la estructura de cono invertido. 

Para los egresados y reconocidos estructuralistas de la ciudad, Juan Diego Jaramillo y Jaime Aristizábal, este argumento es refutable, pues para ellos toda estructura es factible de repotenciarse. Asimismo, han dicho que la biblioteca no es un edificio que al momento amenace riesgo de colapso, pero reconocen que el edificio presenta fisuras preocupantes pero solucionables desde el punto de vista técnico y constructivo. 

Por el momento la biblioteca se encuentra cerrada por recomendación del Dagrd, después de una visita del organismo de socorro solicitada por la propia institución y que también concluye que se debe realizar un estudio de patología estructural que determine las causas de las afectaciones y las posibles soluciones a las mismas. 

Por su parte, un grupo de consiliarios presentaron una proposición para que el proyecto de demolición no se lleve a cabo y se acojan las soluciones presentadas por los ingenieros Aristizábal y Jaramillo, argumentando, adicionalmente, que con lo que cuesta construir el edificio proyectado, se pueden repotenciar todas las construcciones del campus de Belén los Alpes, para que cumplan con la norma sismorresistente NSR-10.

Aunque existen argumentos suficientes para replantear el proyecto, cercanos a la administración de Restrepo han dicho que la decisión está tomada y que este tema se le ha convertido en un punto de honor que quiere llevarse ante una Consiliatura fracturada por la mitad y que le ha hecho un fuerte control a su gestión financiera y académica que, a la fecha, sigue mostrando saldos negativos. (Lea el acta).