24 mayo, 2024

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Concejales listos para vigilar la ejecución del Plan de Desarrollo Distrital

@ConcejoMedellin

·      El Plan de Desarrollo de la anterior Administración, cerró con un 87% de ejecución, el más bajo en la historia.

·      Expertos recomendaron a los concejales enfocarse en los 25 proyectos estratégicos del Plan, ya que en ellos se concentra el 80% de la ejecución de estos cuatro años.

·      El Plan de Desarrollo de Medellín 2024-2027 está compuesto por 699 indicadores, de los cuales 563 se centran en estrategias y productos, y 136 están dirigidos al resultado.

Con el apoyo académico de la Universidad EIA, se llevó a cabo en el Concejo foro sobre los Sistemas de Seguimiento y Evaluación del Plan de Desarrollo.

Durante este evento, se proporcionaron a los Cabildantes bases para ejercer el control político necesario en la orientación del trabajo que llevarán a cabo en los próximos cuatro años.

El Plan de Desarrollo de Medellín 2024-2027 está compuesto por 699 indicadores, de los cuales 563 se centran en estrategias y productos, y 136 están dirigidos al resultado, junto con 25 proyectos. Para ejecutar este Plan de manera efectiva, es crucial abordar cuatro capítulos. Estos capítulos se dividen en áreas fundamentales: el primero, de carácter general, aborda los principios y el diagnóstico; le sigue el capítulo estratégico, luego la parte financiera y, finalmente, el seguimiento de los resultados obtenidos.

Las principales inquietudes surgieron de los concejales Santiago Perdomo, Carlos Alberto Gutiérrez, Juan Carlos de la Cuesta y Farley Macías, quienes expresaron interrogantes acerca de varios aspectos cruciales. Entre ellos, se destacaron cuál metodología deberían adoptar para la evaluación de los proyectos, cómo el Distrito y el Concejo pueden lograr que la ciudadanía haga veeduría frente a los proyectos del Plan, cuál puede ser un indicador o variable donde se identifique que se le cumplió a la ciudad, y cómo podrían incorporar esas ideas en la formulación de planes de desarrollo locales para asegurar que las reglas reflejen las necesidades de las comunidades involucradas.

El economista con Maestría en Estudios Políticos, docente y director del Centro de Pensamiento de la Universidad EIA, Jesús Saúl Pineda Hoyos, respondió a las inquietudes destacando la importancia del trabajo conjunto entre la gobernanza, el sector privado y la ciudadanía durante los próximos cuatro años. Para garantizar el cumplimiento de los índices, enfatizó en la necesidad de diseñar plataformas que permitan verificar fácilmente posibles desviaciones en los planes de ejecución o financiamiento.

Recomendó a los concejales enfocarse en los 25 proyectos destacados del Plan de Desarrollo ya que en ellos se concentra el 80% de la ejecución de estos cuatro años.

Asimismo, instó a balancear tres aspectos fundamentales: la formulación del Plan, realismo en las metas y la capacidad de fomentar el diálogo entre las distintas entidades responsables, con el fin de diferenciar claramente entre la gestión, los productos y los resultados obtenidos.
Finalmente, los académicos dijeron a los corporados que estarían prestos a proporcionarles la información adecuada para que puedan identificar con claridad los indicadores de gestión, resultados, productos o bienestar pertinentes frente al Plan de Desarrollo.

Por su parte, Ana Cathalina Ochoa, directora del Departamento Administrativo de Planeación, señaló que todas las dependencias son responsables de reportar el seguimiento a las metas del Plan a través de la plataforma SAP, este reporte se realiza de manera cuatrienal durante la fase de formulación, mientras que los ajustes y revisiones se llevan a cabo anualmente. El seguimiento establecido por ley se realiza de forma semestral, mientras que el seguimiento administrativo se realiza trimestralmente.

Para concluir, señaló además que es importante la veeduría frente a esta información para evitar casos como el del Plan de Desarrollo de la anterior Administración, que cerró con un 87% de ejecución, el más bajo en la historia, pero con una ejecución financiera de más del 91%.