Vistazo a los hechos: Sí a cadena perpetua para violadores de niños @IvanDuque @soyconservador

 

Por Gabriel Zapata Correa* (foto)

Sin lugar a dudas la violación de niños y el maltrato a los menores de edad despiertan más ira e intenso dolor entre la comunidad, que la corrupción de los políticos, y que los escándalos de la financiación de las últimas campañas presidenciales.

El secuestro, la violación y cobarde asesinado de la menor de 10 añitos Sharik Buitrago Rayo, en hechos ocurridos en el municipio El Retorno, de Guaviare, volvió a despertar la indignación nacional y el grito unísono de la ciudadanía pidiendo la pena de muerte para los violadores de menores de edad.

La niña Sharik fue reportada como desaparecida en la noche del martes y hacia las 2 a.m. su cuerpo fue hallado en una caneca en el muelle fluvial Caño Grande, en El Retorno.

Pero lo más grave, y la gran vergüenza para la justicia colombiana ante el mundo entero, es que este  criminal, Edinson Díaz Sarmiento, es un delincuente reincidente que estaba en libertad a pesar de tener una orden de captura por violación. Lo cierto es que tiene otros dos procesos por acceso carnal violento, por hechos ocurridos en ese Departamento. ¡Un violador de niños en libertad, por cuenta de la justicia! ¡Qué vergüenza!

Esta reincidencia en estos crímenes contra menores de edad, demuestra que esta clase de individuos recae en estos delitos y no está en capacidad de medir sus consecuencias. Y mucho menos en la disposición de reconstruir sus vidas.

El alevoso crimen de Sharik Buitrago Rayo en el municipio El Retorno, de Guaviare, nos refresca tristemente la tragedia también irreparable de la niña indígena de 7 añitos, Yuliana Andrea Samboní, ocurrido el 4 de diciembre de 2016, quien también fue secuestrada, violada y asesinada por Rafael Uribe Noguera, quien fue condenado a 51 años y 10 meses de cárcel.

Estos individuos asesinos, violadores de niños, tienen un perfil criminal muy parecido. Pero sobre todo, que el recorrido de sus vidas personales confirma que son proclives a violar y asesinar a menores de edad. Y a repetir sus acciones.

No se nos puede olvidar el horripilante caso sucedido en Fundación, Magdalena, el 29 de septiembre de 2018. Un camionero de 45 años raptó, violó y luego incineró a una niña de 9 añitos, para tratar de ocultar todas las evidencias del homicidio.

El criminal, identificado como Adolfo Enrique Arrieta García, fue capturado en flagrancia por la Policía. Y finalmente como todos, reconoció su crimen, alevoso y cobarde.

Pero recordemos el escalofriante caso del subteniente del Ejército Nacional Raúl Muñoz, quien violó a una niña y luego de abusar de ellos, asesinó a los hermanitos Jenny Narvey Torres Jaimes (14 años), Jimmy Ferney (9) y Jeferson Giovany (6) el 14 de octubre de 2010, en Tame, Arauca, y además sepultó a sus víctimas en una fosa. Este criminal fue condenado a 60 años de cárcel. Estos son unos pocos ejemplos.

Hay que decir con franqueza y sin falsos populismos, que en estos casos de violación y acceso carnal a menores de edad, el pasado es presente… No podemos echarles tierra con argumentos leguleyos.

Estos criminales deben llevar la marca imborrable de la cadena perpetua, para que no salgan de la prisión a repetir sus crímenes… El sello de la vergüenza, que diga, “un violador de niños, condenado a muerte”. Para que no vuelvan a reincidir en sus macabras historias.

La nueva directora Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Claudia Adriana García Fino, advirtió el pasado miércoles, que durante los primeros tres meses del año se presentaron unos 168 casos de violencia sexual contra menores de edad. Y que los niños más afectados de estos abusos están entre los 10 y 14 años de edad. “Los delitos sexuales siguen en aumento muy desproporcionado frente a otros delitos”, dijo.

Pero seamos francos. Las estadísticas son frías. Los números son un arrume de cifras que no resuelven la humillación de unos niños abusados indefensos, ni el dolor indescriptible e interminable de sus papás y familiares desolados.

El presidente Duque ha sido claro y coherente con su propuesta de campaña de implantar la cadena perpetua para violadores de menores. El debate está caliente, aunque bueno.

El Presidente Iván Duque dijo en Barranquilla: “Esto nos va a llevar a dos discusiones: o la discusión es en el Congreso en el trámite de un acto legislativo, que seguramente suscitará mucha controversia, o el camino será, entonces, hacer un llamado a la sociedad colombiana para que se pronuncie”, dijo.

Y convocó “a hacer una reflexión profunda sobre la necesidad, al amparo del Artículo 44 de la Constitución, que pone los derechos de los niños por encima de los derechos de los demás, para que evaluemos la conveniencia y la necesidad de tener la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños en nuestro país”.

Por la defensa de nuestros niños, que los violadores se pudran en las cárceles…

  • Exsenador de la República