20 septiembre, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Vistazo a los hechos: Se nos fue un gran hombre; bienvenida la protesta pacífica

Por Gabriel Zapara Correa

Estos tiempos de pandemia y de crisis en diversos frentes sociales y económicos, nos ofrecen a veces enormes paradojas que nos llevan a reflexionar sobre el compromiso que debemos asumir para salir adelante, y desde luego dejar la huella.

Aunque un poco lúgubre la introducción en esta nota, es apenas ajustada para honrar y despedir a ese gran hombre y mejor empresario Juan Rafael Cárdenas Gutiérrez quien ha dejado una verdadera impronta en su trayectoria empresarial, en el campo del emprendimiento, de la educación y un ser humano inigualable.

La noticia de su fallecimiento nos dejó a todos fríos en el alma y el corazón, por la pérdida de un hombre que siempre llevó muy en alto las banderas de Colombia y de Antioquia y que además siempre tenía la mirada puesta en el futuro, con la fe inquebrantable en el gran poder que tiene la educación para alcanzar y superar los grandes desafíos que nos plantea el desarrollo y el progreso y la necesidad de formar ciudadanos buenos, útiles a la sociedad.

Juan Rafael Cárdenas era un hombre decente, con vocación sólida de servicio.

Estuvo 53 años al frente de una de las empresas antioqueñas más emblemáticas del país, como Coltabaco, y se llevó el orgullo de ser uno de los cofundadores de EAFIT, una de las universidades de mayor prestigio a nivel nacional e internacional.

El historial académico de Juan Rafel Cárdenas Gutiérrez fue siempre muy destacado. Estudió en la Universidad Nacional de Colombia, en la sede Medellín. Acorde con su preparación, fue un egresado destacado, se graduó en ingeniería civil en la muy reconocida Escuela de Minas de la Universidad Nacional, aquí en Antioquia. Luego continuó sus estudios en Estados Unidos, en la Pennsylvania State University, allí obtuvo el diploma de magíster en Ingeniería Industrial.

Juan Rafael, coherente con su forma de pensar fue un hombre de un gran espíritu social, siempre pensando en servirle a la comunidad.

Entre sus logros también está la fundación de la Corporación Universitaria Lasallista y la participación en organizaciones como Codesarrollo, Fundación Carla Cristina, Club Rotario de Medellín y Medellín Cultural Teatro Metropolitano.

Cárdenas Gutiérrez es hermano del dirigente cafetero Jorge Cárdenas Gutiérrez y el exministro Mauricio Cárdenas Santamaría es su sobrino.

Su familia y sus amigos se deben sentir orgullosos de Juan Rafael, porque dejó una huella imborrable.

Bienvenidas las protestas pacíficas 

El Gobierno del presidente Iván Duque y la comunidad en general, celebraron la forma pacífica como se desarrollaron el paro nacional de este miércoles, convocado por el Comité Nacional de Paro y que contó con la participación de las centrales obreras, el sindicato de maestros, la minga indígena y otras agrupaciones ciudadanas que se sumaron por distintas causas.

En sus trinos la ministra del Interior, Alicia Arango, expresó que la minga indígena “mostró a los colombianos que sí se puede protestar pacíficamente” y reiteró la “disposición permanente del Gobierno para seguir conversando y resolviendo sus solicitudes”.

“La minga indígena mostró a los Colombianos que sí se puede protestar pacíficamente. Reiteramos la disposición permanente del gobierno para seguir conversando y resolviendo sus solicitudes en la medida de lo posible. Seguiremos cumpliéndole a la minga”, escribió en Twitter.

“La protesta ha sido pacífica y ordenada. Sí se puede. Por la vida y la integridad física de los manifestantes y de las personas ajenas a la protesta”, volvió a trinar.

La verdad es que había mucha incertidumbre. Los indígenas dieron ejemplo de civismo y de respeto, recogieron las basuras en el Palacio de los Deportes. Y regresaron al Cauca en paz.

Y el paro nacional también se desarrolló en calma. Ambas marchas confirmaron que las protestas, expresión social amparada en la Constitución, se pueden realizar en paz. Los violentos fueron derrotados.