15 julio, 2024

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Vistazo a los hechos: Presente y futuro del país en manos del Congreso

@petrogustavo @soyconservador @partidodelaucol @PartidoLiberal

Por Gabriel Zapata Correa (foto)

Las líneas rojas que han marcado el presidente Petro y su ministra Carolina Corcho alrededor de la reforma a la Salud, y las que han trazado los partidos Conservador, Liberal y la U, permiten concluir que no es muy promisorio el futuro de este proyecto, que sigue generando una gran incertidumbre e inseguridad entre los colombianos.

Sin embargo, tenemos que reconocer que estamos hablando entre políticos, y cuando se trata de reformas y de debates en el Congreso, cualquier cosa puede pasar. Y este es el temor que tenemos entre los colombianos, reafirmada por aquel trino que envió el presidente Petro desde Estados Unidos.

Recordemos que los partidos Conservador y la U, en horas de la tarde de este martes 18 de abril, confirmaron su decisión de no apoyar la reforma a la salud propuesta por el gobierno de Gustavo Petro.

Esta acción no pasó desapercibida por el presidente, quien, a través de su cuenta de Twitter, se refirió a esta decisión, asegurando que ha mantenido su postura frente al articulado del proyecto de ley.
“No se pueden aceptar la totalidad de las propuestas porque nos devuelven a un mundo donde el dinero público es manejado por privados que hacen negocio con él y con la salud de los colombianos. Buena suerte», trinó Petro.

Con más anterioridad, el presidente había manifestado que la discusión de esta reforma era una “prueba de fuego” para la coalición del Pacto Histórico.

“Son las reformas fundamentales que aplican el programa de gobierno que el pueblo eligió. La coalición mayoritaria ha aceptado que la base del planteamiento común político en el Congreso es el programa que el pueblo eligió y, en esa medida, de eso depende la coalición”, expresó el presidente.

De igual manera, Petro agregó que existen uno ejes importantes “sin los cuales la reforma no tendría sentido y es que el dinero público se maneje públicamente y deje de ser el escenario de robos, de crisis hospitalarias, traslados como hubo en el pasado al paramilitarismo e ineficiencia en la salud de los colombianos”.

Estos mensajes recientes del presidente significan dos aspectos muy importantes: Uno, que el gobierno del presidente Petro mantiene sus líneas rojas y que no va a ceder. Y la otra es que estamos equivocados si decimos que la reforma es de la ministra Carolina Corcho. Quien mantiene a la ministra esa esa línea férrea de no ceder, es el presidente Petro. Esta reforma es de Petro.

Nos viene acá como anillo al dedo esta declaración a la revista Semana del maestro Gustavo Alvarez Gardeazábal, un hombre sensato y claro en sus análisis, sobre el proyecto de la reforma a la salud.

Con relación a las reformas propuestas por Petro, el maestro dice que “eran absolutamente necesarias. En eso, Petro no estaba equivocado, pero no era destruir lo que iban a reformar. Es que la pretensión de la ministra Carolina Corcho y de su grupo es destruir las EPS y ¿volver a qué? ¿Al Seguro Social?”

A nombre de los partidos Conservador y la U, la directora de este último, les dijo a los colombianos: “Las bancadas del partido Conservador y la U hemos decidido que tenemos que hacer una reforma, el país necesita una reforma a la salud, pero una reforma a la salud que salve vidas, que priorice al paciente, que priorice a las personas y que por su puesto le dé oportunidad y calidad de servicio a todos los colombianos”,señaló.

La directora de la U, insistió en que deberán incluirse todas sus 133 propuestas para apoyar el proyecto: “Nosotros no vamos a aprobar la reforma, ni la ponencia que existe, hasta que hayan incluido totalmente las proposiciones que presentamos la semana pasada”.

Hasta el momento nos dejan tranquilos, aunque inquietos, las posiciones de los directores de los partidos, del Conservador, Efraín Cepeda, de la U, Dilian Francisca Toro, y del Liberal, el expresidente César Gaviria, quienes ha sido claros, hasta el momento.

Mantenemos nuestra línea en el sentido de que la reforma debe ir a los debates en el Congreso, que es el seno natural donde se deben estudiar esta clase de proyectos.

Pero tenemos una gran preocupación. Porque son varios los proyectos bandera del “Gobierno del Cambio” que aún están por debatir y que han sido fuertemente cuestionados por los supuestos “micos” que hay en ellos, y que incluso le han costado el apoyo de partidos de la coalición, aparte de la reforma a la Salud, están la pensional y laboral, Plan Nacional de Desarrollo, Código Electoral, ley de sometimiento y humanización carcelaria.

El tiempo para aprobar las propuestas que hacen parte de la estructura del programa de gobierno se agota, y en varias oportunidades se ha advertido sobre la posibilidad de un trancón legislativo, pues tienen algo más de 35 días para aprobar 29 iniciativas.

Eso quiere decir, ni más ni menos, que podríamos estar a las puertas de un gigantesco pupitrazo, alimentado seguramente por los diversos sabores de la mermelada.

El presente y el futuro del país está en manos de los congresistas, pero muy específicamente de los integrantes de la coalición de los partidos Conservador, la U y el Liberal. Sobre ellos está la mirada de los colombianos que sentimos al país al borde del abismo.