21 enero, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Vistazo a los hechos: La verdad sobre el proceso de reinserción de los excombatientes

Por Gabriel Zapata Correa 

Muchas veces la oposición cierra los ojos ante la realidad de los hechos y sobre falsas premisas monta su discurso que busca deslegitimar la tarea del Gobierno, con el fin sembrar una imagen mentirosa alrededor de determinados programas, como por ejemplo el proceso de desmovilización de los excombatientes. 

Este propósito también va de la mano con los objetivos marcados por el expresidente Juan Manuel Santos, quien aprovecha la tribuna que tiene a nivel internacional, para hacerle creer a la comunidad internacional que el Gobierno del presidente Duque les está incumpliendo a los desmovilizados de las Farc. 

Sin embargo, la verdad es otra. El Alto Consejero para el Posconflicto, Emilio José Archila, nos muestra un panorama completamente distinto al que pretenden vender los falsos profetas encabezados por el expresidente Santos. 

Al frente de esa difícil tarea, por los múltiples retos que ella implica, especialmente el de la seguridad de los desmovilizados, Archila en coordinación con otras agencias estatales ha logrado no sólo una exitosa transición de los desmovilizados desde los antiguos espacios territoriales de reincorporación hacia otras zonas del país,sino que los mismos desarrollen procesos productivos en los que incluso participan no combatientes porque medio de sustento y progreso para todas las familias. 

Los avances de este proceso han sido reconocidos tanto por el Presidente Duque como por los representantes de los excombatientes, quienes tras su “peregrinación” a Bogotá tuvieron un primer encuentro con el consejero Archila y luego con el Jefe de Estado, quien ordenó acelerar los puntos de la agenda acordada conjuntamente. 

En una entrevista con el diario El Nuevo Siglo, se refirió, en primer lugar, al asesinato de líderes sociales, y dijo que “eso tiene varias formas de verlo. La primera, en mi opinión, es que se tenga en cuenta todas las entidades del Estado que están ejerciendo todas las medidas legales que están habilitadas, y aún más, para proteger a los excombatientes. Eso implica un despliegue. Para poner algunos ejemplos, en los antiguos espacios territoriales, hay un miembro de la fuerza pública por cada uno de los habitantes exFarc; mientras que por fuera de ellos la relación es de un agente por cada dos excombatientes. El parámetro para los colombianos es que hay uno de ellos por cada 500 de nosotros. Tenemos más de 40 medidas especiales para proteger a los excombatientes, aparte de agencias de inteligencia, el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior, la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría. En la Unidad Nacional de Protección, (UNP), tenemos una mesa especial con 250 esquemas de seguridad que protegen a más de 300 desmovilizados (231 personales y 15 colectivos). Es evidente es que estamos haciendo muchísimo para su protección y que nada hemos dejado de hacer. 

“Entre tanto la Fiscalía realiza las investigaciones y judicialización de quienes han atentado contra la vida e integridad de los excombatientes. Así ha podido determinar que el 61% de los casos de homicidio, tentativa de homicidio y desaparición de excombatientes fue ordenado por las disidencias de las Farc (42%), el ELN (10%), y el Clan del Golfo (9%). Dichas investigaciones han permitido esclarecer el 50% de las 319 afectaciones contra los desmovilizados y sus familiares registrados desde 2017 a octubre de este año. 

“Con corte a este mes,la justicia ha proferido 40 sentencias condenatorias, hay 31 casos en juicio, 37 casos con formulación de imputación, 49 casos en indagación con orden de captura y 2 casos por preclusión. De igual forma hay 141 personas en la cárcel y se han dictado 53 órdenes de captura contra autores intelectuales de los mencionados crímenes, de las cuales 10 ya se han hechos efectivas”. 

Pero no solo es la palabra del Gobierno. Estos avances fueron reconocidos por los exguerrilleros que marcharon a Bogotá. Y Archila lo relata así:  

“Después de que iniciaron su peregrinación, todo el tiempo yo les dije que estábamos dispuestos a escucharlos. Yo los recibí y también el presidente Duque. En el encuentro que durante tres horas sostuvieron conmigo, estuvimos de acuerdo en el 100% de las peticiones que tenían ellos y sobre las cuales ya teníamos acciones concretas. Entonces fue fácil ponernos de acuerdo en una ruta de acción para atender algunas de sus demandas que, especialmente tienen que ver sobre cómo deben hacerse estas cosas. Y, específicamente, con la ubicación y entrega de tierras, la territorialización, la comunicación sobre los avances de la paz con legalidad y mirar las condiciones específicas de algunas zonas para adecuar los sistemas de seguridad con las particularidades de cada región.Eso se hizo tanto conmigo como en el Presidente Duque, a quien le reconocieron y agradecieron las cuatro visitas que ha hecho a los espacios territoriales. Por su parte, el Jefe de Estado les reiteró que el gobierno se está jugando porque este proceso de reincorporación salga adelante”. 

Archila dice que están trabajando con más o menos tres mil reinsertados. “Y estamos llegando con todos los programas no solo a ellos sino a todos los excombatientes, bien se encuentren en esos espacios o por fuera de ellos, bien sea en ciudades grandes, pequeñas o en el campo”. 

Esta es la verdad. Pero valga decir también que al Gobierno le ha faltado también decisión y eficiencia para salir a contar estas verdades, para taparles la boca a sus opositores mal intencionados.