Vistazo a los hechos: La solidaridad, contra la inseguridad @IvanDuque @mindefensa

 

Por Gabriel Zapata Correa*

No es necesario acudir a las estadísticas para medir los niveles de inseguridad que azota al país, y menos para calcular la percepción de la ciudadanía frente a su débil seguridad, y a la permanente sensación de que algo le va a suceder.

Aunque el Gobierno del presidente Duque ha entrado a su noveno mes de trabajo, cada día se comprueba y se hace más visible que el país de hoy en materia de inseguridad, es el producto de una nefasta herencia que dejó el expresidente Juan Manuel Santos por su mano débil en su lucha contra el narcotráfico, y su equivocada política frente a los cultivos ilícitos, pues generó en el campesino un efectivo empuje a la siembra de coca, con el falso estímulo de una sustitución económica que jamás se ha producido.

El presidente Iván Duque recibió el país con más de 200 mil hectáreas sembradas en coca. Obviamente el negocio del narcotráfico ha crecido en forma inusitada y el microtráfico ha venido aumentando en pueblos y ciudades a todos los niveles, con el enorme riesgo sobre nuestros niños y jóvenes y con las secuelas de violencia que estamos viviendo.

El  ministro de la Defensa, Guillermo Botero, ha dicho claramente en diferentes escenarios que los fenómenos de inseguridad y de violencia y los peores indicadores de orden público están atados al gran desarrollo que ha alcanzado el negocio de la coca.

Indefectiblemente es el Pacífico colombiano con los departamentos de Nariño, Cauca, Chocó y Valle y Antioquia también, donde se ha desatado la nueva oleada de asesinatos y extorsiones que padecen sus habitantes.

El ministro Guillermo Botero insiste en que los crímenes se han reducido en términos generales en un 6.6% en todo el país y explica que, “los lugares donde tenemos homicidios, son aquellos lugares donde el negocio de la coca está altamente desarrollado”, explicó.

Y obviamente los alcaldes de las grandes ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga sienten que las calles fueron invadidas por el negocio del microtráfico, un fenómeno que se está desbordando y que ya está tocando las puertas de escuelas y colegios.

En este aspecto, tenemos más cerca al alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, quien ha entendido muy bien el problema, y que las bandas o empresas criminales han nacido y engordado a la sombra de todos los negocios de la droga. Y por eso los ha combatido con vigor, valor y eficiencia.

El fenómeno de la inseguridad tiene otras aristas preocupantes, que tienen que ver con el empleo y la educación. Aquí en Medellín ha sido una de las banderas del alcalde Federico Gutiérrez combatir la deserción escolar, y recuperar los niños que tienen el riesgo de ser utilizados por las bandas criminales. Los cálculos se quedan cortos cuando se afirma que al menos 500 mil menores de edad han regresado a sus escuelas y colegios.

En este aspecto, pensamos que el gobernador Luis Pérez y el alcalde Federico Gutiérrez sostienen que la guerra a la delincuencia hay que darla en dos frentes: Con todo la fuerza de la autoridad donde haya que hacer presencia con la Policía y el Ejército, y con todo el respaldo a los programas educativos, para que los niños y jóvenes tengan todas las oportunidades en su formación integral.

En el concepto general de lo que vive el país, vale recordar que hace tres meses el presidente Duque presentó sus políticas públicas en materia de seguridad. Y un tema que ha despertado muchas expectativas es la incorporación de lo más avanzado de la tecnología para ponerla al servicio del ciudadano en este propósito.

Se conoció recientemente que el Gobierno está trabajando en la creación de una gigantesca plataforma tecnológica avanzada, la cual puede ser utilizada para que cualquier persona, desde los lugares más apartados del territorio nacional, pueda poner en conocimiento de las autoridades alguna anomalía sobre la inseguridad. Se trata de un mecanismo que permita la conexión de miles de ciudadanos en una red de participación cívica, que convoque a la solidaridad en beneficio de la seguridad general. ¿Cuál es el objetivo principal? “Que la ciudadanía le dé todo su apoyo a la Fuerza Pública, y la Fuerza Pública le dé su apoyo a la ciudadanía, porque la seguridad es de todos los colombianos”, explicó el presidente Iván Duque.

Los colombianos nos tenemos que unir contra la delincuencia. La tarea es de todos. Y por eso tenemos que rodear a las autoridades para fortalecer las instituciones y ganar todos en la seguridad que necesitamos y reclamamos.

  • Exsenador de la República.