Vistazo a los hechos: La JEP, una vergüenza

 

Por Gabriel Zapata Correa*

Todos los colombianos nos imaginábamos que el criminal narcotraficante alias “Jesús Santrich” terminaría en el monte, al lado de sus compinches de fechorías alias “Iván Márquez”, alias “el paisa” y alias “Romaña”, para continuar su camino delictivo del cual nunca se apartaron. Todos estábamos convencidos de que esa era la ruta. Todos, menos la JEP y la Corte Suprema de Justicia.

El país no mostró sorpresa, sino ira. Porque la JEP y la Corte Suprema de Justicia le brindaron en bandeja de plata a alias “Jesús Santrich” todas las oportunidades para que este bandido se fugara y se burlara de Colombia.

Las autoridades y los organismos de inteligencia le habían perdido el rastro a alias “Santrich” desde el pasado 30 de junio cuando el narcotraficante dejó la zona de reincorporación en La Paz, Cesar. Desde ese momento se activó un esquema de búsqueda e inclusive la Interpol emitió circular roja para dar con su paradero. Siempre se especuló sobre el lugar de permanencia de alias “Santrich”: Cuba o Venezuela.

Pero la aparición en un video, armado, acompañando a alias “Iván Márquez”, alias “el paisa” y alias “Romaña” confirmó la presunción general.

La ira de los colombianos con las altas cortes, especialmente con la JEP que ordenó su libertad después de tener el proceso más de un año en sus manos, pese a las evidencias que le había enviado la Fiscalía General de la Nación, y con la Corte Suprema de Justicia que le anunció la indagatoria y no ordenó su captura, es que fueron inexplicablemente laxas con un criminal confeso que siempre se burló de la justicia  y del país.

La JEP es una vergüenza. Esta es la hora que apenas está avanzando en el proceso para sacar de la justicia transicional de paz a alias “Santrich” y demás compinches criminales narcotraficantes alias “Márquez”, “el paisa” y “Romaña”. ¿Cuándo hace que están desaparecidos y que se perdieron el panorama nacional?

Esta lentitud que raya con la desidia, es lo que lleva a los colombianos a pensar que la JEP ha buscado favorecer a los criminales de las Farc, violadores de niñas y confesos secuestradores. ¿O cómo puede explicar todo lo que sucedió con alias “Santrich”?

Ahora, desde algún sitio de la selva amazónica, estos bandidos narcos, pretenden hacerles creer a los colombianos que han retomado el camino revolucionario.

En este video alias “Iván Márquez” dijo en su discurso que leyó al lado de Jesús Santrich:

“Desde el Inírida que acaricia con la ternura de sus aguas frescas la selva Amazónica y del Orinoco, anunciamos al mundo que ha comenzado una nueva Marquetalia bajo el amparo del derecho universal de levantarse en armas contra la opresión. Es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado a los acuerdos de paz de La Habana…La rebelión no es una bandera derrotada ni vencida, por eso continuamos con el legado de Manuel y de Bolívar, trabajando con los de abajo y desde abajo en el ámbito político y social”.

Vale recordar que Iván Márquez, cuando la Fiscalía capturó a Santrich, en abril de 2018, decidió apartarse de los Acuerdos de Paz. Y desde esa fecha también se desconocía su paradero. Aunque en varias ocasiones “Márquez” siempre reiteró que había sido un error dejar las armas debido al incumplimiento del Estado colombiano, y manifestó que la captura de “Santrich” había sido un montaje judicial.

La verdad es que el anuncio de estos criminales de regresar a las armas no fue una sorpresa, ni para el Gobierno. El alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, insistió en que “el Gobierno seguirá en disposición de hacer cumplir el Acuerdo de paz”. Y dijo a la vez que estos excomandantes “deben ser expulsados del partido Farc, pues están desafiando el Estado de derecho”.

El presidente Iván Duque anunció que el Gobierno ofrece una recompensa de 3.000 millones de pesos por cada uno de los que aparecen en el video, donde se anuncia que “Iván Márquez”, “Jesús Santrich”, “el Paisa” y “Romaña” retoman las armas.

“He ordenado la conformación de una unidad especial para la persecución de estos criminales con capacidades reforzadas de inteligencia, investigación y movilidad en todo el territorio colombiano.

El presidente fue explícito y dijo que “los colombianos deben tener claridad de que no se está ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro.

“No caigamos en la trampa de quienes hoy pretenden escudarse detrás de falsos ropajes ideológicos para sostener sus andamiajes delictivos. Este grupo de delincuentes pretende burlarse del pueblo colombiano, y no se lo vamos a permitir”.

Ahora la JEP los expulsará de la justicia transicional y la Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia anuncian las respectivas órdenes de captura. Y esos bandidos muertos de la risa…

  • Exsenador de la República