27 noviembre, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Vistazo a los hechos: Entierro de tercera al Partido Conservador 

Gabriel zapata

Por Gabriel Zapata Correa

Los dirigentes y militantes del Partido Conservador quedamos de cama, con la decisión del Directorio Nacional, inconsulta con las bases de la colectividad, de renunciar a su doctrina y subordinar sus principios a la ideología socialista y de extrema izquierda del Pacto Histórico, y del presidente Gustavo Petro. 

En este sentido del expresidente Andrés Pastrana para abajo, no podemos compartir las decisiones del senador de Itagüí, Carlos Andrés Trujillo, quien a las pocas horas de haber ganado en las urnas el señor Petro, ya se estaba tomando la foto con él, y pocos días después ya se había filtrado a los medios que recibiría el Ministerio del Transporte, y seguramente otros cargos burocráticos más, como parte de la mermelada que ya le están dando, a cambio de arrodillar a su Partido Conservador, por el cual llegó a la Alcaldía de Itagüí y al Congreso de la República. 

Vergonzoso además el juego retórico y el discurso hipócrita de Carlos Andrés Trujillo, para explicar la decisión unilateral que se tomó: “El Partido Conservador no abandonará con esta decisión, la defensa de sus “líneas azules”: Propiedad privada, la libre empresa, la Familia, el Estado social de Derecho, la Fuerza Pública, la libertad de expresión y el modelo económico que ha mantenido históricamente”, señaló la colectividad a través del Twitter oficial del partido. 

Y luego se lavó las manos: “-El Conservador- se reservará el derecho que otorga la ley, para modificar esta posición que, dentro del periodo constitucional del actual Gobierno, cuando estos principios u otros principios que defendemos se vean comprometidos”. Pura carreta. Le pusieron precio a la colectividad, y le dieron entierro de tercera. 

Yo llegué en tres elecciones al Concejo de Medellín por mi partido, fui su presidente en dos ocasiones y salí elegido en cinco oportunidades al Congreso de la República y jamás en ninguna de mis decisiones políticas comprometí los principios y la doctrina de la colectividad, que acaba de desaparecer como opción de derecha. 

Y como congresista tuve la oportunidad de interactuar con los gobiernos de Ernesto Samper, Andrés Pastrana, dos de Alvaro Uribe y uno de Juan Manuel Santos, pero siempre enarbolando las banderas del Partido Conservador, fiel a las doctrinas de Mariano Ospina Pérez, Laureano Gómez, Alvaro Gómez y Misael Pastrana, quienes se deben estar revolcando en sus tumbas. 

El senador Carlos Andrés Trujillo, quien ahora funge como socialista, se hizo de los oídos sordos a las voces del expresidente Andrés Pastrana, quien expresó a través de su cuenta de Twitter su inconformidad frente a las alianzas con el gobierno de Petro: “La corrupta alianza con Petro de los parlamentarios conservadores desprecia a la militancia del Partido e insulta sus principios”. 

La reacción de David Barguil también fue oportuna para pedirle al partido que se declarara independiente: «El Partido Conservador debe declararse en independencia y ser vocero de unas ideas que están en riesgo y que necesitan defensores comprometidos. La independencia nos permitirá apoyar aquellas reformas que se hagan en pro de nuestra sociedad, pero oponernos a lo que vaya en contravía de nuestros principios y valores”. 

El expresidente del partido, Omar Yepes Alzate, había advertido: “El discurso del doctor Petro no puede coincidir con el Partido Conservador en materia económica, en manejo de las drogas, en esa insinuación que hizo después de obtener el triunfo de pedirle tanto al procurador como al fiscal la liberación de los jóvenes que están siendo investigados por actos vandálicos…” 

El excandidato y exministro Juan Carlos Echeverry lamentó esa decisión y dijo que “el Partido Conservador ha sido el partido del presidente de turno, del que gane”. 

Y el exministro Mauricio Cárdenas le dijo a Semana: “Va a surgir en Colombia una nueva fuerza”… “La opinión pública lo ha visto como un partido que se acomoda hacia donde estén soplando los vientos. Son convenientes en el corto plazo para las personas que están en el Congreso, pero a largo plazo son costosas para el electorado”.  

Y registro la protesta de dos jóvenes congresistas, el senador Mauricio Giraldo y el representante a la Cámara Luis Miguel López: 

“Esta decisión fue tomada únicamente por los miembros del Directorio Nacional del Partido Conservador, como reza en sus estatutos. Cabe aclarar que nosotros como congresistas no formamos parte de dicho directorio y, en consecuencia, no participamos de esta sorpresiva decisión”. 

Y rematan su inconformidad así: “Es un contrasentido hacer parte de un gobierno que ya se perfiló en dirección opuesta a nuestros principios”. 

Por todo este panorama no caerá en el vacío la idea de los expresidentes Andrés Pastrana y Alvaro Uribe, de armar una nueva fuerza de derecha, para llenar el vacío que deja el Partido Conservador, ahora aliado del socialismo de extrema izquierda que representa el Gobierno de Petro.