Vistazo a los hechos: El general Nicasio Martínez, se merece todos los honores @IvanDuque @AlvaroUribeVel

 

Por Gabriel Zapata Correa* (foto)

Con una mayoría contundente de 64 votos en el Senado de la República, el comandante del Ejército,  general Nicasio Martínez Espitia, pasó a general full de cuatro soles, en un claro reconocimiento a una carrera limpia y digna que le ha merecido estar siempre por encima de los cuestionamientos sin fundamento que le lanzaron durante las últimas semanas.

El general Martínez obtuvo el respaldo de los partidos Conservador, el Liberal, el Centro Democrático, Cambio Radical y de la U.

Con una expresión de satisfacción y en medio de las felicitaciones por la arrolladora votación que recibió, el general Nicasio Martínez celebró su ascenso a general de cuatro soles.

“Hay un poder judicial a quien siempre he estado atento a acatar todas sus exigencias y estaremos prestos a aclarar las situaciones que tengamos que aclarar, simplemente agradecer el apoyo y respaldo de los senadores”, expresó luego de conocer la decisión del Senado de la República.

Pero el reconocimiento más expresivo lo recibió del presidente Iván Duque, máximo comandante de las Fuerzas Armadas, en la ceremonia que tuvo lugar en la Escuela de Cadetes José María Córdova con la presencia de la cúpula militar y del ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien durante su intervención en el Senado fue un escudero de Martínez Espinel.

En la ceremonia también fueron ascendidos los demás generales que hacen parte de la cúpula: Luis Fernando Navarro, comandante de las Fuerzas Militares; Ramsés Rueda, de la Fuerza Aérea, y Evelio Ramírez, de la Armada.

El presidente le dijo al general con sentido patriótico:

“Me complace también que el general Nicasio Martínez asuma la Comandancia del glorioso Ejército Nacional de Colombia. Usted ha sido Director de la Escuela Superior de Guerra, usted ha estado en la Fuerza de Tarea Omega, ha estado en las regiones y conoce la realidad del soldado.

“Su liderazgo es incuestionable, como es intachable también su servicio a la patria. Yo espero general Nicasio, que esa fuerza que lo ha caracterizado a usted por hablar sin rodeos, y sin titubeos, a todos a los que lo han acompañado, nos permita a nosotros seguir cosechando glorias para este Ejército, a usted y a su familia el mejor de los deseos”.

Y no era para menos. Al general Nicasio Martínez lo pusieron en el ojo del huracán determinados sectores de la izquierda, acusándolo sin fundamento de estar en el centro de las directrices que podrían incentivar de nuevo los falsos positivos. Y señalaban al general de haber emitido esas directrices y exigir que los oficiales establecieran objetivos concretos para matar, capturar o forzar la rendición de los grupos criminales y rebeldes. No faltan quienes sostienen que esta campaña soterrada recibió hasta sospechosos apoyos de Venezuela.

En este proceso difamatorio, orquestado por la izquierda colombiana también desde afuera del país, no solo participaron algunos medios internacionales de España y Estados Unidos, sino la organización Human Rights Watch, y varios senadores demócratas de ese país del norte, quienes le enviaron una carta al presidente Iván Duque pidiéndole reconsiderar varios ascensos militares, por su supuesta relación con falsos positivos, pero el más importante era el del general Nicasio Martínez. Inclusive en el debate en el Senado, la izquierda pidió que se votaran en bloque los 12 ascensos restantes y que se dejara aparte el del general Nicasio Martínez.

Pero el Gobierno fue muy claro. El ministro de la Defensa, Guillermo Botero, fue decidido y contundente: En ninguno de los organismos de control como la Procuraduría, Fiscalía, o la Defensoría del Pueblo reposaba denuncia o investigación alguna contra el general Nicasio Martínez.

La hoja de vida del general Nicasio Martínez siempre ha sido limpia. En honor a su indiscutible dignidad y a la tradición de las Fuerzas Armadas era injusto e inadmisible entregarle su cabeza a una oposición irracional y amenazante, que carecía y carece de fundamentos serios para lograr sus objetivos de hundir a un militar de la categoría del general Nicasio Martínez. Y además por lo que significaba un imperdonable golpe institucional a las Fuerzas Armadas, que lo conocen, lo quieren y lo respetan.

Es muy satisfactorio para el país y demasiado grato para quienes conocemos la trayectoria militar y humana del general Nicasio Martínez, que el Senado de la República, con una votación mayoritaria seria y objetiva, sin sectarismos, hubiera respaldado su  ascenso a general full.

Porque el general Nicasio se merece todos los honores.

  • Exsenador de la República.