26 octubre, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Vanny Pulgarín una forma nueva de sanar

En plena época de pandemia, recesión e incertidumbre, una joven emprendedora paisa con figura de modelo y vocación de científica, revoluciona el panorama de la fisioterapia en Colombia con una atrevida propuesta personal para combatir el dolor, la inmovilidad, las lesiones físicas y la enfermedad. 

¿Qué tienen en común una mujer de 97 años con fractura de pelvis, condenada a permanecer el resto de su vida en una cama o una deportista de alto rendimiento con dolor permanente e incapacidad de caminar por más de 5 minutos; un ejecutivo con sobrepeso y sufrimiento físico constante o un niño de 5 años con la espalda lesionada y una arriesgada cirugía pendiente que podría comprometer su capacidad para caminar?  

Estas cuatro personas son pacientes de la fisioterapeuta Vanny Pulgarín y encontraron con ella una solución real a sus problemas de salud: la mujer se levantó de la cama; ahora camina, se vale por sí misma y después de muchos años, recuperó su independencia. La deportista ya puede caminar sin cojear, correr sin esfuerzo y ejercitarse sin temor. El ejecutivo recobró su estado físico, perdió 35 kilos y ganó su batalla personal contra el dolor; finalmente el niño redescubrió su movilidad sin necesidad de someterse a la cirugía.  

Los espectaculares resultados alcanzados por esta fisioterapeuta en los últimos meses han multiplicado su lista de pacientes nacionales e internacionales entre los que se encuentran deportistas olímpicos a punto de competir, bailarines que quieren prolongar su carrera, modelos y celebridades que buscan un estilo de vida saludable, estudiantes, ejecutivos, amas de casa…  

El impacto ha sido tanto que incluso la prensa nacional ha destacado ya el trabajo de Vanny al reconocerla como una de las emprendedoras jóvenes más exitosas del país en el campo de la salud.  

Pero ¿cuál es el secreto de esta joven fisioterapeuta con métodos sorprendentes y resultados contundentes?  

Para Vanny, no se trata solamente de curar lesiones osteomusculares sino de transformar vidas a través de las terapias; por lo tanto, su trabajo se basa en un enfoque integral donde el paciente es mucho más que un síntoma o una historia clínica: él es una persona única: un universo aparte con necesidades reales y patologías específicas.  

Vanny piensa que, para sanar cada parte lesionada, se debe trabajar el cuerpo como una unidad total, pero además el cuerpo no se puede separar de las emociones, por eso a veces interactúa incluso con el círculo familiar del paciente para llevarlo no sólo a la recuperación física sino también a un estilo de vida saludable que ayude a prevenir accidentes y enfermedades futuras.  

Sacrificio y satisfacción  

Para ella su trabajo se ha convertido en una mezcla profesional de sacrificio y satisfacción: De hecho, su jornada laboral empieza a las 4 de la mañana; cuando los jóvenes de su edad apenas se acuestan, ella ya está despierta, lista para trabajar doce horas diarias, seis días a la semana y sacrificar espacios familiares por momentos laborales.  

Incluso durante la pandemia fue víctima de varios robos en los cuales perdió dinero, documentos, teléfono, herramientas de trabajo, pero sin embargo jamás canceló ninguna terapia, porque su profesión, sus sueños y sus pacientes estaban por encima de cualquier dificultad personal.  

Determinación, investigación y prevención: estas son las claves del estilo de Vanny Pulgarín, una emprendedora joven que renueva el panorama de la fisioterapia local con su propósito de crear estilos de vida saludables que fortalecen el cuerpo, estimulan la seguridad emocional del paciente y ayudan a prevenir accidentes y lesiones. (Fotos nueva forma). 

Ella es una mujer con voluntad real de servir, innovar, transformar… y sobre todo de sanar.