UNAULA remató Fiesta del Libro con Gardeazábal

Acabó la 12ª Fiesta del Libro y la Cultura, el pasado domingo16. Entre los celebrantes felices del evento estuvo la Universidad Autónoma Latinoamericana – UNAULA, con su rector a la cabeza, Rodrigo Flórez. Tuvieron motivos suficientes para congraciarse.

A la presencia nutrida de publicaciones del Fondo Editorial de la UNAULA, en un stand visitado permanentemente, por lectores y egresados del claustro, sus directivos le agregaron el condimento de la presencia de un escritor que siempre llena plaza: Gardeazábal.

El Maestro de la novela clásica de la violencia colombiana, Cóndores no entierran todos los días, estuvo esta vez en Medellín para presentar su última obra, editada en la Biblioteca Gardeazábal, de Ediciones UNAULA: Las guerras de Tuluá. El acto se efectuó el sábado 15, a las 3 y 30 de la tarde, en el Salón Restrepo, donde tuvieron que adicionar una carpa con pantalla grande de televisión, para que los asistentes pudieran disfrutar la charla amena que realizó el autor con el periodista John Saldarriaga. Luego, “el anciano burletero”, como él mismo se ha llamado en algunas ocasiones, se trasladó al stand de UNAULA para firmar libros. Allí, sus admiradores lo retuvieron por dos horas largas. En el trayecto ocurrió otro tanto, por la cantidad de curiosos que querían su autógrafo.

Lo acompañaron, entre otros, el exministro de Estado, Armando Estrada Villa, el excongresista Ramón Elejalde, el periodista Fernando vera, entre otros.

Don Tomás Carrasquilla al Museo Cementerio

Quienes asistieron a sendos eventos se encontraron con un autor alegre y burlón, como siempre, diciendo desfachateces y anunciando noticias buenas relacionadas con los libros.

En esta ocasión, soltó la chiva de la autorización de la familia Arango para trasladar los restos de don Tomás Carrasquilla, al Museo Cementerio, tarea en la que estaba empeñado Gardeazábal desde el año pasado. Así, se juntarán, para honra del Museo y de Antioquia, tres grandes de la literatura nacional a pocos metros de distancia, uno del otro: Jorge Isaacs, don Tomás Carrasquilla y Gardeazábal, cuando sus conciudadanos decidan enterrarlo. Anuncio que también hizo, para responder a la pregunta del rector Rodrigo Flórez: ¿Al fin, dónde es que lo vamos a enterrar, Gustavo?