Un tanque de oxígeno para Bello @WilliamJOrtega

 

Por Sebastián Agudelo Gómez

Comenzó la carrera política en uno de los municipios más golpeados del Área Metropolitana, Bello. Y es que pareciera que este municipio fuera la Atlántida, con el paso de los días se va hundiendo lentamente. La historia de una de las localidades más prósperas y con mayor presupuesto municipal, pareciera que fuera a quedar en la historia de los libros de ficción. O una película en VHS, que prácticamente ya no funciona.

Claro que si hablamos de ficción, ni Guillermo del Toro le encontraría la forma en el agua. Ni siquiera sumergiéndose con un tanque de oxígeno.

Aunque quizá si sería una buena opción más de un tanque de oxígeno, hasta tirarlos al río Medellín a ver si dejan de brotan de las aguas cuerpos sin vida, que para acabar de ajustar terminan en Bello. Todos con un curioso patrón, aparentemente asesinados con arma blanca.

Aquí no hay baño de ruda que le sirva a ningún alcalde. O respiran o se ahogan. Así que, qué alce la mano el candidato que traiga en la espalda el tanque de oxígeno. Más le vale que sepa bucear.

El próximo alcalde la tiene dura, evitar los fleteos, disminuir los asesinatos que ya superar el 300%, anular las extorsiones, e incluso encontrar los responsables de quienes alimentan a los cerdos con restos humanos (esta sí que parece una película de Tim Burton) sangre, oscuridad y suspendo.

El primero en levantar la mano fue William Ortega (foto), un candidato que decidió no dejarse abrazar por ningún partido político. Decepcionado de la corrupción, aburrido de los políticos tradicionales, y aquejado por el dolor de municipio, tomó la decisión de Recuperar a Bello. Con papel y lápiz recogió más 78 mil firmas en Bello. Empujado por los empresarios y apoyado por la comunidad, decidió ser el próximo guionista de la paz en Bello.

El administrador de empresas, con especialización en Alta Gerencia, es un empresario, constructor y hotelero. Con su trayectoria espera devolverle la vida a Bello que está a punto de convertirse en un rincón oscuro. Para comenzar su transformación tomó la decisión de hacer un llamado al no hablar mal de Bello, rescatar las cosas positivas como el deporte profesional, el turismo y la economía.