12 Julio, 2020

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

¿Un nuevo pacto social?

Por José León Jaramillo Jaramillo

Es urgente romper relaciones con Cuba, China y Rusia

Todos los días nos enteramos del incremento aterrador de los homicidios contra los líderes sociales, los excombatientes de las FARC y de los asesinatos aleves y a mansalva de soldados y policías de la patria, a manos de las criminales fuerzas castristas, las entrenadas en Cuba y Venezuela ─ me refiero a las FARC y al ELN─ , para destruir el medio ambiente, asesinar a colombianos indefensos, imponer el terror, saquear los territorios (el colombiano y el venezolano), sembrar coca, exportar cocaína, madera y oro (ilícitamente obtenidos), desacreditar al Ejercito y a la Policía y desestabilizar al gobierno nacional, en beneficio de los Castros e igualmente, al parecer, en beneficio de los chinos y de los rusos, quienes adelantan una carrera depredadora y expansionista, sin precedentes en Latinoamérica, para apoderarse también de sus recursos no renovables, con la colaboración de Raúl Castro Ruz, el jefe del crimen organizado en Suramérica.

Y si por lo campos llueve por las ciudades no escampa, pues los atracos callejeros, los asesinatos y los robos están a la orden del día  (robos de vehículos, bicicletas de celulares ─ generalmente por parte de psicópatas, quienes, para eliminar a los testigos, asesinan o dejan parapléjicas a sus víctimas─ robos en apartamentos, en centros comerciales, en nuestras  empresas,  en establecimientos públicos, en el interior de los vehículos ─cuando les lazan, por ejemplo, una bujía para romperles un vidrio y robarse la cartera de una mujer indefensa ─ o qué tal los ataques de los vándalos terroristas a los policiales ─utilizando cocteles Molotov─ o a personas indefensas, en las Petro manifestaciones siempre violentas.

Lo anterior mueve a muchos a pensar en la creación en los barrios, en los campos y en las ciudades de grupos de auto defensa, armados hasta los dientes, ello ante la falta de controles efectivos, por parte de nuestras autoridades. Se recordará como las tenebrosas AUC nacieron luego de los miles de secuestros, extorsiones y asesinatos de las FARC y en el momento en que estas pisotearon a la familia de los Castaño Gil, a la cabeza de ese hogar, al secuestrar al padre de aquellos, un campesino honrado, por quien les  cobraron a sus hijos tres veces el valor del secuestro y, luego del último pago, les tiraron, en la puerta de su casa, el cadáver de su progenitor, pues estos  sinvergüenzas de las FARC, como Santos, no solo carecen de honor sino de palabra y por esa conducta criminal nació entonces la bestia de las AUC  y la venganza contra toda la Castro barbarie inmunda, acciones criminales en las que murieron muchos inocentes, pero que no quede duda de que la madre de las AUC fueron las acciones bestiales de las FARC, de los cubanos, de los sembradores del odio y de la violencia en las Américas y no el accionar de unas monjitas de la caridad.

Para superar la etapa de las guerras que se presentaban, por ejemplo, entre los señores feudales y sus ejércitos, todos los actores renunciaron, en  favor del soberano o del Estado, a una parte de su libertad y sobre todo al derecho de aplicarse justicia por su propia mano y para ello se sometieron a la justicia del Estado, la del soberano o la del gobernante democrático, que se la presume ecuánime e imparcial y, por lo tanto, una justicia más justa, porque carece de ánimo vindicativo criminal, pero, eso sí, esa justicia no puede ser ideologizada, pues el juez gramsciano es un prevaricador al servicio de las dictaduras y no de la Ley y mucho  menos de la verdad o del derecho, sin que podamos olvidar que la autoridad del Estado comunista deriva de la violencia (terror) y del hambre que éste promueve para arrodillar a la población, mientras que la autoridad de Estado democrático deriva de la voluntad libre y legitima de los ciudadanos expresada en la urnas, elecciones que desprecian los zurdos amantes de las dictadura violentas y por ello pretenden engañar a los electores para hacerse al poder. Mírese, como en Venezuela, para que una humilde mujer con hambre pueda recibir una bolsa con alimentos (Clap), tiene que firmar un manifiesto en contra lo Estados Unidos y aun hasta aplaudir los genocidios de Maduro. Nótese que aquí cualquier ciudadano puede atacar al gobierno o a Uribe, pero en Cuba o en Venezuela, hoy en día, ni las manifestaciones se pueden realizar y al Petro que las promueva lo desparecen, como lo explicaremos unas líneas más adelante.

Esa renuncia a utilizar sus propias fuerzas y a demandar el accionar del aparato represivo del Estado, dado el caso de una agresión a su vida, a sus bienes o a sus derechos y la de optar, más bien, por acudir a demandar en su defensa el accionar de las  fuerzas del Estado, se conoce como el pacto social y a este se refieren autores tan reconocidos como Locke, Rousseau, Rawls y Beccaria.  Con palabras, las de Alexander Muriel Restrepo el “… pacto social, ha servido como base a la tradición filosófico jurídica para argumentar el advenimiento de la sociedad de derecho o de la civilidad y la “…guerra, por consiguiente, aparece descrita por Hobbes, como lo anterior a lo político, puesto que el acto político nace con el pacto que refleja la voluntad de los súbditos de salir de un estado primigenio (estado de naturaleza) o estado de guerra de uno contra otro, en el que según el autor del Leviatán no hay sociedad.

Según Infobae, el Observatorio de Seguimiento de Agresiones a Periodistas y Medios publicó que desde que se inició la cuarentena, “…se registraron 129 ataques contra la prensa en el período que va de marzo a junio…” y que, según el secretario general de la seccional Caracas, del Colegio Nacional de Periodistas, “…los ataques a los trabajadores de medios son una política de Estado”, con la cual “Se busca el silencio informativo, legitimando la censura y criminalizando la opinión.” Y en cuanto a la violencia estatal “…La oposición venezolana denunció que la tortura ‘sigue siendo una práctica común’ por parte del régimen de Nicolás Maduro y que tan solo en 2019, el número de víctimas se incrementó en más del 526%.”, torturas llevadas a cabo por los falsos médicos cubanos.

No podemos actuar como idiotas útiles y dedicarnos a perseguir a la espada de nuestra justicia, a nuestro Ejército y Policía, como lo hacen diariamente los mamertos de todos conocidos, para descreditarlas. Qué cometen errores, claro que los cometen, pero por qué no miramos, más bien, sus aciertos, por los que también se les persigue, pues no todo en ellas es negativo. ¿Las fuerzas cubanas o venezolanas no cometen errores o crímenes? Claro que sí, pero no las conocemos porque es esas tiranías en las cuales no hay libertad de prensa.

Qué nuestras fuerzas cometen errores, claro; pues el error es patrimonio de la humanidad. ¡Qué unos soldados violaron una niña! Es triste reconocerlo, pues se trata de delito monstruoso, el que nuestro Estado de derecho ya investigó y los responsables ya empezaron a recibir todo el peso de la Ley y se espera que reciban una pena de más de treinta año por su felonía, pero es más triste ver a los medios enmermelados hacerles el juego a los  mamertos, quienes carecen de autoridad moral para condenar a nadie,  pues aún  aplauden el reclutamiento de niños por parte de los insurgentes y que esos menores sean violados por sus comandantes, para que sacien su criminales apetitos en pos de la revolución de los psicópatas cubanos, crímenes que, para la JEP, no deben recibir ningún castigo, mientras nuestro injusto sistema ordinario, les impone una pena de tres o más años de prisión a quienes hurten una cajita con cubos de caldo de gallina, para calmar el hambre.

¿Que les pasó a esos muchachos, a esos soldados violadores? ¿Quiénes los educaron? ¿Los profesores de Fecode? ¿Cuándo vamos a empezar a educar en valores y con el ejemplo a nuestra juventud, que es la única forma de educar? ¿Cuándo vamos a hacer más exigentes y drásticos los requisitos personales y académicos para obtener el grado de oficial del Ejército o de la Policía? ¿Cuándo les vamos a fijar reglas del juego claras para que no se les criminalice por utilizar la fuerza cuando aquella sea requerida?

Las fuerzas deben dedicarse también a combatir igualmente la guerra jurídica contra el Estado y a fortalecer su inteligencia, sobre todo en estos momentos donde las amenazas geopolíticas son gravísimas; al punto de que China y Rusia aplauden todos los crimenes del sátrapa cubano en la hermana república de Venezuela, para poder expoliar a los hermanos venezolanos de todos sus recursos no renovables y por ello es necesario que los colombianos de bien celebremos un nuevo pacto social, cerrando filas para no volver a votar por un psicópata mentiroso como Petro, que nos conduce a un matadero igual al que impusieron en  Venezuela, hoy convertida en un inmundo satélite cubano y en el cual reinan la violencia y el hambre  y desde donde además se conspira permanentemente en contra de nuestro país.

Los estados democráticos necesitan una fuerza militar internacional de carácter transitorio para combatir a los grupos terroristas armados creados por Cuba, la gran desestabilizadora de Las Américas y a otros narcotraficantes.

Es urgente romper relaciones con Cuba, China y Rusia países que nos desean y auguran lo peor. ¡Con amigos así para qué enemigos!

Coletilla 1.- A mal que estamos de alcalde: i) No encontramos plausibles sus explicaciones a las acusaciones que, por acoso sexual, le hicieron las igualadas; ii) Nos preocupa la propuesta que su administración le hizo a periódico Vivir en El Poblado, la de solicitarle que disfrazara la propaganda política municipal pagada como que fuera  información propia del medio y aún más, la revelación, de ese periódico, la de que a un colega suyo “-por venta de publicidad y realización de dos entrevistas condicionadas a resaltar el lado familiar el alcalde.” iii) Rechazamos con vehemencia la postura Castrochavista del alcalde, la de haber invitado al extremista español Carlos Monedero, al defensor de Maduro y de Santrich, para cumplir con su agenda oculta, la de ideologizar aún más a los educadores de nuestros hijos y fomentar la violencia, pero con la plata de todos. ¡Qué peligro!

Coletilla 2.- Fiscalía. – Nuestra voz de apoyo a señor Fiscal, por las investigaciones que viene adelantado en Antioquia. Ya era hora pues hay mucho pillo entrándole a saco a la cosa pública.

Coletilla 3.- El gobierno debe aclarar las acusaciones criminales, que en un vídeo que corre por las redes, le hizo el senador Roy Barreras, las de haberle regalado 117 billones de pesos a los intermediarios financieros, mientras que esta es la hora que las clases menos favorecidas no han recibido un solo peso siquiera con motivo de la pandemia. ¡No se puede ser tan irresponsable impunemente!

Anuncios