28 noviembre, 2020

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Se armó un follón con la contaminación ambiental en el Valle de Aburrá

@Areametropol @QuinteroCalle

La verdad, es que se ha venido creando desconfianza sobre la causa raíz del problema de contaminación en el Valle de Aburrá, y si el diagnóstico no es confiable, las soluciones propuestas e implementadas tampoco.

El alcalde de Medellín tiene razón al cuestionar el por qué los indicadores de contaminación, no solo no mejoran, sino que hasta empeoran en los momentos de mayor rigurosidad del pico y placa y de confinamiento total de la población.

Siempre se nos ha enfatizado que las fuentes móviles son las grandes culpables de la contaminación, y claro que si son fuente de contaminación, pero seguramente no en la dimensión que se nos ha argumentado, y entonces ahora resulta que cuando las fuentes móviles están totalmente restringidas, se argumenta que son los incendios en Venezuela y otras partes de país. Los contraejemplos son una argumentación muy poderosa y letal.

Sobre las fuentes fijas de contaminación, es decir las empresas, el alcalde de girardota Diego Armando Agudelo, ingeniero químico de la Universidad Nacional, empelotó el problema afirmando que a pesar del pico y placa ambiental la situación no mejoraba en su municipio, se reveló y lo levantó.

Al parecer los controles a las empresas son de escritorio, y afirmó que ni el área Metropolitana, ni las corporaciones autónomas regionales tenían equipos para controlar las empresas.

Dijo que no hay inventario de emisiones por municipio y cuestionó que los datos oficiales que indican que el 78% de las emisiones contaminantes vienen de fuentes móviles y el 22% de fuentes fijas.

Alguien comentó, a diferencia del motociclista y del ciudadano común y corriente que las empresas sí tienen poder.

Se está perdiendo la credibilidad, además de Girardota, Envigado e Itagüí también tomaron sus propias medidas y la gente no olvida que hasta en un momento culparon a la arena del desierto del Sahara ubicado en el Norte de África, sin argumentos serios.