1 diciembre, 2020

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

¿Sabes qué ocurre cuando alguien hace fraude en el uso de los servicios públicos?

@EPMEstamosahi  

El fenómeno de la defraudación de fluidos consiste en la apropiación indebida de energía eléctrica, gas natural y agua potable mediante mecanismos clandestinos como derivaciones no autorizadas, alteraciones en las conexiones o manipulaciones en los aparatos medidores.  

Este es un flagelo que padecen las empresas prestadoras de servicios públicos como EPM, sus filiales y el sector en general.  

Esta irregularidad obliga a la toma de acciones correctivas, de control y seguimiento, necesarias para mitigar el problema que es cada vez más complejo, pues han aparecido nuevas formas de comisión de delitos, al involucrarse ahora grupos al margen de la Ley, que en algunos casos le ofrecen a la comunidad conexiones fraudulentas a los servicios públicos.   

El sector preferido por estos grupos es el productivo, bien sea comercios, emprendimientos o pequeñas, medianas y hasta grandes industrias.  

Así se configura en estos grupos delictivos una fuente de ingresos y a su vez pérdidas económicas para las entidades prestadoras de servicios, lo que se traduce en menores transferencias de recursos que podrían destinarse a la salud, educación e infraestructura. Además, se debe tener en cuenta que los costos asociados a las pérdidas se deben trasladar a los clientes a través de la tarifa del servicio defraudado.  

En este orden de ideas y de cara a los retos planteados para EPM, fue necesario crear una estructura exclusiva para afrontar el delito, compuesta por investigadores, analistas y abogados penalistas con el fin de recopilar información y formular las respectivas denuncias ante la Fiscalía General de la Nación, organismo que se ha constituido en aliado estratégico para el trámite de las denuncias, la investigación y el seguimiento a los defraudadores.  

EPM reafirma su propósito de contribuir a la legalidad, con cero tolerancias frente a este delito e invita a la comunidad a ser parte de la solución presentando las denuncias en forma anónima en la App Estamos ahí y en las líneas 44 44 115 o 01 8000 415 115 fuera de Medellín.