11 agosto, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Quebradona y Gramalote, los retos de Alberto Calderón como presidente mundial de la Anglo Gold

@AGAColombia 

El colombiano Alberto Calderón, el nuevo presidente mundial de la Anglo Gold, sabe cuáles son retor prioritarios a partir del próximo 1 de septiembre cuando asuma el cargo: impulsar el desarrollo de Quebradona y Gramalote, así como apostarle a la minería responsable.  

Alberto Calderón asume el cargo que dejó Kelvin Dushnisky luego de dos años de ejercicio, tal cual lo informó la directiva de la multinacional. 

Calderón fue presidente del Cerrejón, empresa colombiana de operación minera de carbón, presidente de Ecopetrol (1999 – 2002) y presidente de la Empresa Energía de Bogotá, así como viceministro de Minas y Energía de Colombia.  

Tiene más de 20 años de experiencia en liderazgo ejecutivo en el mundo sector de minería. Hasta marzo de este año fue CEO de Orica, el número uno del mundo fabricante de explosivos comerciales. Antes, fue un ejecutivo senior BHP. Sus funciones incluyeron la dirección comercial y la dirección general de aluminio, níquel y desarrollo corporativo.  

En una entrevista con la agencia con Reuters, explicó que “tomará medidas para eliminar un descuento de aproximadamente el 80% en el valor en relación con sus pares de minería de oro”.  

Según la revista Forbes, AngloGold, que tiene minas en otros países africanos, así como en Argentina, Australia y Brasil, ha estado desarrollando un plan de desinversiones, enfocando su estrategia en los activos estratégicos para la empresa.  

En Colombia la Anglo Gold le apuesta a desarrollar el proyecto de Gramalote y Quebradona, que son la punta de lanza de la multinacional para extraer oro y cobre. Uno de los retos de Calderón, por ejemplo, será resolver los problemas por los que atraviesa Quebradona, que en este momento está en plena aprobación de licencia ambiental.  

El proyecto ha sido muy discutido en Jericó, Antioquia, por lo que se tendrá que conjugar una estrategia para sacar adelante la mina y garantizar la conservación del medio ambiente. Quebradona hace parte de los proyectos estratégicos a los que le apuesta el Gobierno Nacional, pues se destinarán más de US$1.400 millones para su construcción,  

Gramalote ya cuenta con licencia ambiental, pero se adelantan estudios de factibilidad para empezar el proyecto. Su construcción podría estar costando US$1.000 millones y puede tener unos 12 o 13 años de producción.  

Se estima que en los primeros cinco o seis años estaría alrededor de las 450.000 onzas. La clave acá estará en adelantar las conversiones en San Roque para mostrar los beneficios sobre una eventual explotación. (Con datos de Forbes).