Que el procurador Carrillo investigue el orangután que despoja a la salud de los recursos de las tragamonedas @PCambioRadical @German_Vargas @PGN_COL

La inclusión de artículo 265 que modifica la Ley 1393 de 2010, relacionada con las tarifas que deben pagar los empresarios de casinos, juegos de suerte y azar por las máquinas tragamonedas, que ahora pagarán por el número de maquinitas, no fue obra de un solo congresista, Carlos Abraham Jiménez López.

Esa fue una acción en la cual participaron varios congresistas de varios partidos, y que contó con la venia del Gobierno. Pero es un artículo que va en detrimento de la salud, porque este sector bastante golpeado económicamente dejará de percibir más de 200 mil millones de pesos.

Dos congresistas de diferentes colectividades, quienes pidieron mantener sus nombres en reserva por razones obvias, le dijeron a El Reverbero de Juan Paz que el exsenador Juan Carlos Restrepo ha sido siempre allegado a los concesionarios de los juegos de azar, y que al no salir elegido congresista, se fue a presidir esa institución de Asojuegos. Y que esa cercanía la ha mantenido el senador Carlos Abraham Jiménez.

El tema no es de poca monta. Porque la aprobación en la Cámara de Representantes de dicho artículo orangután debió contar con la aprobación de varios miembros de esa célula legislativa de distintas colectividades.

Como le dijeron otras fuentes del Congreso a El Reverbero de Juan Paz, el procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez (foto), puede iniciar una investigación de oficio, para establecer cómo llegó semejante orangután al Plan Nacional de Desarrollo que tiene un fuerte olor a mermelada.

Desde luego que estas son las actuaciones de los padres de la Patria que tienen en el abismo del desprestigio la imagen del Congreso de la República.

Y que en esta ocasión acaba de arrastrar al Partido Cambio Radical, que lidera el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, tan exigente con el Gobierno en otra clase de proyectos.