1 marzo, 2021

Procurador Fernando Carrillo y Germán Vargas cuestionan proyecto del Código Electoral

@PGN_COL

En carta dirigida al presidente del Senado, el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, hace un serio cuestionamiento al proyecto de Código Electoral que se tramita actualmente en el Congreso y que pasa a las plenarias de Senado y Cámara luego de su aprobación en las comisiones primeras que sesionaron conjuntamente, ante la calificación de urgencia que le dio el gobierno nacional.

El Procurador hace una severa crítica al proyecto porque, en su sentir, no se trata de un código que reúna todas las materias electorales, como ocurre con el civil, comercial o de trabajo, entre otros.

Manifiesta que nuevamente la legislación electoral va a quedar dispersa y con la misma dificultad en materia de interpretación, que prácticamente ha quedado en manos de la jurisprudencia.

Hace un llamado para que todas esas leyes que tocan temas electorales como la ley de partidos, la de mecanismos de participación ciudadana y el régimen de inhabilidades e incompatibilidades se unifiquen en un mismo texto.

Por medios de comunicación se ha conocido que el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, en su habitual columna del diario El Tiempo, de este domingo próximo, se viene lanza en ristre contra el proyecto, especialmente contra la burocratización de la Registraduría en donde prácticamente desaparece la carrera administrativa para dar lugar a que sus empleados sean de libre nombramiento y remoción. O sea, la Registraduría en manos de los mismos recomendados de los que van a aspirar nuevamente al Congreso.

Nuestro habitual columnista de El Reverbero de Juan Paz, el exmagistrado del Consejo Nacional Electoral, Guillermo Mejía Mejía, ya lleva tres entregas sobre el proyecto de código electoral y va para la cuarta y ha coincidido también con lo manifestado por el Procurador y por Vargas Lleras.

El tema está pues está candente, como para alquilar butaca en primera fila y será materia de grandes debates a medida que se vaya socializando el texto que hasta el momento solo se ha conocido y ha sido materia de debate en los cerrados círculos del Congreso, cuando debiera ser un tema que se debatiera a nivel nacional y se escuchara también a la academia que tiene mucho que decir.