Pascual Bravo y otras universidades obtienen un nuevo registro de diseño industrial

@IUPascualBravo

  • Esta tecnología optimiza tareas de organización, carga, separación y empuje en diferentes tipos de empresas.

  • El prototipo fue desarrollado por investigadores de la Universidad Cooperativa de Colombia, la Universidad Santo Tomás y la I. U. Pascual Bravo.

Medellín, 24 de abril de 2018. Las labores para mejorar una herramienta de exploración en el subsuelo, realizadas por un grupo de investigadores de la Universidad Cooperativa de Colombia,  la Universidad Santo Tomás y la I. U. Pascual Bravo, permitieron el diseño de un brazo robótico ligero que supera los prototipos convencionales, y que le significó el otorgamiento de un registro de diseño industrial por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio.

“Estos brazos robóticos se usan para tareas de mucha precisión y tienen un costo elevado porque generalmente se tienen que importar. El prototipo que nosotros desarrollamos tiene un costo muchísimo más bajo y de acuerdo con las validaciones que hemos hecho con algunas empresas, tendría la misma aplicabilidad”, destaca el docente e investigador de la I. U. Pascual Bravo, Marlon Rincón Fulla.

Entre las particularidades de la nueva tecnología se destaca que su diseño ligero y robusto le permite levantar objetos de hasta 15 kilogramos y desplazarlos 2,8 metros; lo que resulta muy útil en la industria nacional en tareas de organización, carga, separación, empuje y selección de distintos tipos de objetos industriales y alimenticios.

Otra característica del brazo robótico es que tiene menos piezas susceptibles a fallas, en comparación con los diseños convencionales, hecho que facilita las tareas de mantenimiento y disminuye sus costos operativos.

Los investigadores que desarrollaron el brazo robótico fueron: Víctor Hugo Aristizábal Tique, de la Universidad Cooperativa de Colombia; Camilo Flórez Velásquez, por parte de la Universidad Santo Tomás, ambas de la sede Medellín; y Marlon Rincón Fulla, Juan Luis Palacio y Jorge Iván Navarro, por parte de la I. U. Pascual Bravo.

Esta tecnología, que se prepara para ser validada en las empresas regionales, constituye un avance importante en el desarrollo de la investigación en las instituciones y un nuevo aporte de la academia a la industria local y nacional.