28 julio, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Misael Cadavid, una carta fuerte a la Cámara

Indudablemente al Médico Misael Cadavid lo caracteriza la vocación de servicio y la sensibilidad social. 

Su vida ha transcurrido en la dualidad de la medicina y su voluntariado en los bomberos. Siempre se encuentra en él una mano amiga para ayudar a las personas desinteresadamente, desde una consulta médica, la búsqueda de un empleo, hasta asesorías administrativas a los bomberos de Colombia. 

Él podría estar en una zona de confort, pero su nobleza y altruismo para hacer de Colombia un país mejor, lo tendrá como una carta fuerte para ser Representante a la Cámara. 

Legislar por el mejoramiento de los grupos voluntarios de emergencia y socorro del país, bomberos, Cruz Roja y Defensa Civil, en aspectos de seguridad social, educación, profesionalización, acceso a vivienda de interés social y el fortalecimiento operativo con mejores equipos, máquinas contraincendios y estaciones dignas serán uno de sus objetivos en el Congreso de la Republica. 

En materia de Salud propondrá una serie de interesantes cambios que deben presentarse a la sociedad, para que sean discutidos ampliamente como un aporte a la construcción de una de las reformas más importantes que requiere Colombia en materia de derechos humanos, sociales, económicos y culturales 

Entre estas propuestas se destacan: Dar por fin la intermediación financiera del sistema y la administración privada de los recursos y todo deberá concentrarse en un gran banco de la salud con parámetro de eficiencia y blindado de corrupción. 

La atención de salud estará basada en las Redes Integrales de Servicios de Salud y proporcionar un único sistema de información con historia clínica electrónica de tal manera que en cualquier hospital del país se pueda ver la historia clínica del paciente y así evitar sobrecostos en la realización de nuevos exámenes por falta de información en el nuevo hospital. 

El régimen y la política laboral del recurso humano en salud se deberá conformar de acuerdo con una metodología de requerimientos de cantidad, perfiles y organización, acorde a las características del sistema de salud y a las necesidades de salud de la población, siendo imprescindible la creación de un régimen especial en el sector público, privado y mixto. Esto significa un contrato laboral estable, digno y decente y la recuperación de las plantas laborales en las instituciones públicas, ante el déficit nacional de especialistas médicos y la poca oferta universitaria para las mismas, es menester abrir el debate para que los hospitales públicos o privados de alto nivel de complejidad, puedan formar su personal médico de especialistas de manera unilateral o en sinergia con las universidades, mediante diseño y planeación de programas de educación y prácticas que lleven a cabo la formación, capacitación y actualización permanente, así como la estrategia de ubicación del Recurso Humano en salud en todo el país. Esta idea se fundamentará en estudios válidos que respondan a las necesidades de salud de la población. En el nivel nacional y territorial el Estado privilegiará y financiará la política pública de fortalecimiento de los hospitales públicos, garantizando los recursos para su adecuado funcionamiento.  

Es el momento para que se cree un plan piloto para la construcción de 500 nuevos hospitales en municipios que ya tienen hospitales obsoletos y vetustos sin infraestructura sismo resistente y con pocos estándares de calidad. 

La pandemia desnudó las graves falencias en infraestructura que de vieja data tiene el país. Para garantizar una atención integral de los pacientes se deberá disponer de 1 hora por consulta, minimizando trámites administrativos innecesarios por los médicos durante la consulta, para que este acto médico-paciente sea integral y con calidad para el paciente, con suficiente tiempo para escucharlo y revisarlo integralmente, sistematizando totalmente las atenciones, prescripciones con portabilidad nacional de historias clínicas y conectividad universal. 

Hay que garantizar la atención de salud en cualquier hospital del territorio nacional, evitando las autorizaciones innecesarias que conducen al deterioro de la salud de las personas, garantizar la atención médica domiciliaria para personas con discapacidades y adultos mayores que no pueden desplazarse a los hospitales, garantizar como una política pública la atención por médicos especialistas en los municipios mediante figuras de atención, tales como brigadas permanentes y telemedicina, instaurar la figura de Médico Familiar a pequeños grupos familiares, el cual podría hacer actividades de promoción de la salud y prevención de la enfermedad de manera interdisciplinaria en aras de mejorar el estado de salud de la comunidad. 

Ingresar todas las vacunas disponibles actualmente al Plan Obligatorio de Salud. Debemos cerrar esa brecha de inequidad social que aún existe, en donde muchas vacunas por su alto costo solo se las pueden aplicar los niños de estratos sociales altos.