25 noviembre, 2020

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Mancuso se ratifica en sus acusaciones contra erl embajador en E.U. Francisco Santos

@IvanDuque @AlvaroUribeVel @PachoSantosC

Aunque el exvicepresidente Francisco Santos ha negado las declaraciones que en su contra ha hecho Mancuso, asegurando que las dos veces que se reunió con él fue en su condición de periodista, el exjefe paramilitar retomó aparte de sus aseveraciones contra el hoy embajador de Colombia ante los Estados Unidos, que consignó en una carta enviada al exministro y gestor de paz Álvaro Leyva, en la que aseguró: “como venganza criminal y para callarme fui extraditado, debido a que relaté como colaboradores y funcionarios cercanos al gobierno del presidente Uribe, como Francisco Santos, hoy embajador de Colombia en Estados Unidos, José Miguel Narváez, subdirector del DAS (…) fueron personas muy cercanas con las AUC”.

En la diligencia del 20 de octubre de 2020, Mancuso aseguró que la Jurisdicción Especial para la Paz, a la que pidió entrar, sí tendría la potestad para investigar por qué se están haciendo persecuciones judiciales contra él y su familia:

“Mire le voy a poner un solo ejemplo…  Yo hablé de Jorge Visbal Martelo, de su participación dentro del proceso, cómo él fue a pedirles a las autodefensas que se montaran grupos de autodefensas en algunas regiones del país, y dije lo mismo de Francisco Santos Calderón, Vicepresidente, hoy actual Embajador de Colombia en los Estados Unidos, en Washington, y por ese mismo motivo, Jorge Visbal Martelo fue condenado, pero por el mismo motivo Francisco Santos está libre y no ha tenido que asumir ningún tipo de responsabilidades, por ejemplo, esas son las verdades a las que me refiero, el gobierno le está haciendo muchas presiones a la Fiscalía para que a mí no se me reconozcan los beneficios a los que tengo derecho por haber cumplido cabalmente con mis obligaciones en justicia y paz”, aseveró.

Ante la sala de Justicia y Paz de Barranquilla, el exparamilitar hizo un recuento de las veces que el gobierno de turno durante su extradición, frenó sus intentos por reconstruir la verdad:

“Su señoría entonces le contaba que cuando empecé con esas declaraciones que desafortunadamente afectaron intereses del gobierno de turno y de todas aquellas personas aliadas en ese momento con el gobierno, el gobierno empezó a movernos los postulados que estábamos en las diferentes cárceles con quienes teníamos que reconstruir los hechos las verdades, y nos movieron de una cárcel a otra, no me mandó a Urrá nunca más, no pude reconstruir esos hechos con ellos, el gobierno tuvo temor de la reconstrucción histórica de los hechos. (…) Desafortunadamente tampoco nos han dado esos espacios para reconstruir esas verdades a pesar de que le solicitamos en más de 20 ocasiones al Gobierno Nacional a través del comisionado de paz, del ministro del Interior Sabas Pretelt de la Vega después lo reemplazó el ministro Holguín Sardi, lo hicimos también frente a los fiscales de Justicia y Paz… y otros fiscales, y le fuimos diciendo al gobierno que hubo unos acuerdos en unas cárceles específicas que estuvieron bajo el mando nuestro para reconstruir las verdades, sin embargo el gobierno nacional omitió esa responsabilidad incumplió ese acuerdo que tuvimos”.

También recordó que su vida corrió peligro por la gravedad de sus declaraciones:

“Cuando me iban trasladando en el avión que íbamos a aterrizar en Montería, ya el avión estaba haciendo la aproximación a la pista, lo hicieron devolver a Medellín, me llevaron a Medellín y al día siguiente, a los dos días, fue cuando encontraron la pistola y la granada que ingresaron a Medellín con la que pensaban asesinarme. Antes de eso ya habían hecho el atentado contra mí en la cárcel de Itagüí a través de tres personas que pertenecían al ELN con la aquiescencia del gobierno nacional, los miembros del Inpec, luego el Inpec hace parte del gobierno nacional… fueron correteándonos con unos chuzos un cuchillo dentro del patio de Justicia y Paz, ellos no tenían por qué estar allí”.

De manera virtual desde Estados Unidos, Mancuso aseguró que el presidente Uribe “es el mentor político del presidente Duque” por lo que el actual mandatario ha hecho declaraciones públicas en su contra.

“Ha salido el presidente Duque a hacer presiones políticas sobre la justicia para que no se me reconozca el tiempo, haya dicho públicamente que mi futuro en Colombia es en una cárcel, que supuestas verdades no pueden recibir el premio o el beneficio de que yo regrese a Colombia en libertad, él está diciendo que yo tengo que podrirme en una cárcel de Colombia, que no se me pueden reconocer los beneficios de justicia y paz”.

Salvatore Mancuso pidió una vez más ser aceptado ante la JEP porque en la justicia ordinaria algunos procesos se han manejado “de acuerdo al marrano”:

“Estoy pidiendo a la JEP en la apelación que hicimos, después que la Corte Suprema de Justicia solicitó que me aceptaran o que me reconocieran el acceso a la JEP y en este momento estamos pendientes de la apelación, mostrándoles a ellos por qué debería ser aceptado en la JEP y creo que con todo lo que le he explicado le queda absolutamente claro a todos los presentes los motivos razones y circunstancias y que yo he contado todas las verdades, pero que desafortunadamente esas verdades en justicia ordinaria se han manejado de acuerdo a quien tenga poder, como decimos vulgarmente en nuestro país, acuerdo al marrano”.

El exjefe de las autodefensas aseguró que nunca se ha comprobado su incumplimiento al proceso de justicia y paz, sin embargo, fue extraditado por órdenes del expresidente Álvaro Uribe. “La intención del gobierno es silenciarme”, recalcó durante la audiencia que tuvo interrupciones de sonido en la sesión virtual desde una cárcel de Estados Unidos”.

“Yo le envié un derecho de petición al señor Presidente de la República Álvaro Uribe Vélez, donde le solicité al señor Presidente Álvaro Uribe que por qué me extraditó si no volví a delinquir después de mi desmovilización, o si yo incumplí algún acuerdo del proceso de paz, y él me contestó que él me extraditó no porque yo hubiese incumplido los acuerdos del proceso de paz o porque hubiese delinquido después de la desmovilización, él me extraditó como un acto discrecional de él como presidente… La intención del gobierno es silenciarme…”

Al finalizar la audiencia, la magistrada que tomó la declaración de Salvatore Mancuso, Cecilia Olivella, fue amenazada e intimidada a través de un panfleto en el que se lee:

“No se meta en líos haciendo preguntas al comandante Mancuso con Cesar, no comprometa a su familia… no se las dé de berraca, deje de estar preguntando lo que no le corresponde, tenemos en nuestro poder todas las grabaciones de las audiencias”.

El presidente de la sala de Justicia y Paz de Barranquilla, magistrado Carlos Andrés Pérez, pidió al Ministro de Justicia, Wilson Ruiz, al Consejo Superior de la Judicatura, al fiscal General Francisco Barbosa y a las autoridades correspondientes, garantías de seguridad para realizar el trabajo investigativo sin presiones de ninguna índole. (Con información de la W).