27 octubre, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Manchot, ejemplo de emprendimiento en esta crisis del Covid-19

Manchot es una empresa familiar, montada a pulso desde hace 13 años. Pero al contrario de lo que este número significa desde la antigüedad como de mal agüero, el 13 le ha jugado al éxito, tanto para sus fundadores, como para sus clientes y proveedores que conforman la cadena de Manchot, cuya imagen ya registra en casi en todos los corregimientos y municipios del país, y en varias ciudades de Latinoamérica. 

El reto más grande de Manchot lo enfrenta desde el año pasado y lo que va de este 2021 con la crisis que ha golpeado a los colombianos por el Covid-19. Y ha sido esta su verdadera etapa de crecimiento. 

Su fundador, gerente y propietario Esteban García Pico y su esposa Karen se la han jugado por la calidad, generando empleo especialmente con madres cabeza de familia, en todos los procesos de su atractiva línea deportiva, desde el diseño de las prendas, pasando por el corte, el estampado y el ensamble de todas las piezas, bajo un estricto control de calidad que garantiza un producto final satisfactorio para quienes las visten. 

“En esta crisis de pandemia nos la hemos jugado con sacrificio, para mantener activa nuestra mano de obra, con materia prima nacional. Trabajamos con casi 100 personas en todas las etapas del proceso de producción y hemos logrado una satisfactoria aceptación en el mercado que nos ha permitido llegar a muchos rincones del país y a varias ciudades de Latinoamérica”, dice Esteban García.

“Con el respaldo de nuestros clientes, proveedores, empleados y trabajadores, Manchot seguirá firme y creciendo día a día, aquí, desde Bucaramanga”, concluye García.

Video de Esteban García Pico. 

vea sus productos