28 noviembre, 2020

Primicias de la política, empresariales y de la farándula

Los tumbos en el manejo de la salud que nos sonrojan

@GobAntioquia @QuinteroCalle @FicoGutierrez 

El Hospital General del Norte fue uno de los señuelos para justificar la venta de Une.  

En su momento se asignó una cifra de $25.000 millones para su construcción. La alcaldía de Federico Gutiérrez colocó valla con una bonita foto, pero la plata se la gastaron en otras cosas, que muy difícilmente eran más importantes, necesarias y útiles. Este hospital era de un nivel superior y beneficiaría a más de 500.000 habitantes de las comunas nororientales.  

Para acabar de ajustar, la Contraloría General de la República nos ha puesto en la picota pública mostrando el proyecto como un elefante Blanco y publicándolo con gran despliegue en los medios de comunicación. Agrega la Contraloría que inclusive el terreno ha sido invadido, lo que demuestra negligencia y desinterés de los gobernantes de Medellín.  

¿Cuánto hubiera servido este hospital en las actuales circunstancias emergencia del Coronavirus? ¿Qué dirá el exalcalde Fico, quien puso la valla y se gastó la plata en otras cosas? 

La Unidad Hospitalaria de Buenos Aires es otra de las promesas de varios gobiernos que no se ha materializado debido a los escandalosos atrasos y sobrecostos.  

Esta unidad hospitalaria prestaría sus servicios a los 110.000 pacientes de las comunas 8, 9, 10 y al corregimiento de Santa Elena. Sin embargo, fue demolida para darle paso al Tranvía de Ayacucho con la promesa en el año 2015 de construir una nueva edificación mucho más grande y moderna. Lo cierto es que ya se han gastado más de $40.000 millones en casi 6 años y todavía no está terminada. 

LaClínica Saludcoop de la 80, es otro de los tumbos en el manejo salud en la ciudad. Más de $23.000 millones gastados, retrasos, sobrecostos, pero lo más delicado es que allí no hay ni una sola cama UCI disponible y el plazo del contrato vence el próximo mes de noviembre.  

Para acabar de ajustar, se está hablando de comprar dicha clínica a Saludccoop, cuyos escándalos de corrupción son escalofriantes y alcanzaron hasta el mismo proceso de liquidación.  

Así que este inmueble tiene una procedencia non sancta. Son más de $90.000 millones el avalúo, que si se hace el negocio es para comprar un hueso que no tiene cliente, y que en cambio si estaría encartando al municipio de Medellín, porque a esa cifra le faltan adecuaciones y remodelaciones por miles de millones de pesos, más la dotación, más los retrasos, más el personal y los costos de funcionamiento.  

Pregunta: ¿En la actual crisis ese avalúo será válido? Dicen que los lobystas se están moviendo duro. ¿No será que es más necesario, útil y hasta barato el Hospital del Norte al cual le embolataron recursos de la venta de Une por $25.000 millones? 

Es más práctico fortalecer lo que existe y utilizar esos recursos para ampliar oportunamente la capacidad de atención en salud de los actuales hospitales que lo pueden hacer más rápido y mejor. 

La fabricación de los Respiradores,a la cual se le hizo gran despliegue para ganar protagonismo, ha sido otra improvisación y frustración. Tenían razón quienes afirmaban que fabricarlos no era así de fácilque se requería de alta tecnología, patentes y exigentes pruebas. 

Sobre la Plataforma Medellín Me Cuida, faltó dar información y ganar confianza en cuanto a la protección de los datos personales, a su uso y seguridad. Hubo cuestionamientos sobre quienes tenían acceso y procesaban esa información y al riego de su utilización para fines comerciales y hasta electorales. 

La Ley de Punto Finales otro tumbomediante la cual llegarían recursos del Gobierno nacional para el sector salud y siguen los incumplimientos y lo más triste, hasta personal de la salud sin el pago de salarios. 

SAVIA SALUD, la EPS de la gobernación de Antioquia, el municipio de Medellín y Comfama, ha sido un total fracaso. Era de Comfama, estaba quebrada y encartó a los entes territoriales.  

Para acabar de ajustar hay cuestionamientos a los perfiles, experiencia y ascendencia en el sector de Salud, de los altos funcionarios responsables del crucial tema de salud en la ciudad en las actuales circunstancias. 

Y no olviden el escándalo en Metrosalud relacionado con el corretaje de ARL y seguros.