3 octubre, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

Los abusos de las Cajas de Compensación: ¿Será que el gobierno Petro les meterá el diente? 

@perogustavo @Comfama 

Mucho revuelo en el alto gobierno y diversos comentarios en sectores empresariales y políticos, sembró a nivel nacional la columna en el diario El Tiempo, del ingeniero experto Juan Carlos Martínez Castro. 

En un análisis concienzudo, bien respaldado en datos incontrovertibles, el ingeniero Martínez Castro, demuestra lo que afirma de entrada: “Las Cajas de Compensación son grupos económicos privados que se enriquecen con recursos públicos”.  

En su columna, el ingeniero sostiene que las cajas son “grandes conglomerados que, a pesar de su carácter privado, “administran” a su conveniencia el dinero de los empresarios y trabajadores colombianos”. Y dice por ejemplo, que en la última reforma tributaria se afectaron los aportes parafiscales del ICBF y del SENA, pero a las cajas no les tocaron un pelo, o sea que “siguen recibiendo el 4% del salario mensual de cada trabajador por parte de su respectivo empleador, lo que en términos monetarios suman más de 7 billones de pesos al año”.  

Y sostiene que como privilegiadas, las cajas de compensación asumen funciones en temas de vivienda de interés social, subsidios de desempleo y “sacan altos rendimientos de los derechos a la educación y a la salud de los colombianos y eso es inaceptable”. ¿Y qué son las viviendas? “Cajetillas de fósforos, donde, inclusive, los trabajadores se vieron sometidos a sistemas injustos como el UPAC”.  

El análisis del ingeniero Juan Carlos Martínez vale la pena estudiarlo al más alto nivel del gobierno del presidente Petro. Porque hay contrasentidos: Por ejemplo, “el personal de servicio doméstico no gana lo suficiente para disfrutar de los servicios que ofrecen las Cajas porque son muy costosos”. 

Dice que las Cajas quieren extender sus servicios a la población rural, “si ni siquiera cubren con eficiencia al total de sus afiliados urbanos. Esto sólo les daría más poder y dinero a las 43 Cajas existentes, cuyos ingresos totales ya superan los $20 billones de pesos anuales incluidos los más de 7 billones que reciben por concepto de parafiscales”.  

El recorrido del análisis vale la pena tenerlo en cuenta, porque habla de las droguerías,, las EPS, los clubes recreo-deportivos, los cuales tienen tarifas muy altas que no están al alcance de los trabajadores.  

Dice que “Los préstamos que conceden tienen intereses similares a los de un banco y en la gran mayoría de veces, son colocados para consumir sus propios servicios”.  

Pero el salario de los directivos de las Cajas son escandalosos. Dice el analista: “El país mira con gran indignación que mientras el SMLV que devenga la mayoría de colombianos escasamente llega al $1’000.000, los salarios de los congresistas redondean los 35 millones de pesos más primas, vacaciones y otros conceptos por los que también ganan. No obstante, si se comparan los salarios de los senadores y de los representantes con los exorbitantes salarios de los directivos de las Cajas de Compensación, nos daremos cuenta que estos últimos ganan mucho más e incluso, en algunos casos, el doble de lo que devenga el presidente de la república. Lo peor es que de forma desvergonzada, dichos personajes llevan décadas atornillados en sus burocráticos cargos a costa del pueblo colombiano. 

“Ya que manejan dineros públicos, lo más correcto es que el país conozca el monto de los salarios del personal directivo y administrativo de las Cajas de Compensación de manera que rindan cuentas y respondan entre otras cosas: ¿por qué llevan tantos años en el mismo puesto, ¿cómo llegaron a ser contratados y cuáles han sido los resultados de su gestión? También se debería conocer la totalidad de sus bienes y cómo fueron adquiridos al igual que el importe de sus cuentas bancarias y las de sus familiares y allegados”.  

En fin, si de combatir la corrupción y los abusos con dineros de los trabajadores, y también de los empresarios, las Cajas de Compensación son un buen ejemplo, para que gobierno del presidente Petro entre pisando como debe ser.