28 julio, 2021

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

“Las mentes que buscan venganza destruyen los estados”

De Nelson Mandela

Nelson Rolihlahla Mandela​ fue un abogado, activista contra el apartheid, político y filántropo sudafricano que presidió su país de 1994 a 1999. Estuvo 27 años preso. Fue el primer mandatario negro que encabezó el Poder Ejecutivo, y el primero en resultar elegido por sufragio universal en su país. 1918-2013.  

Después de convertirme en presidente, le pedí a algunos miembros de mi escolta que fuésemos a pasear por la ciudad. Tras el paseo, fuimos a almorzar a un restaurante. 

Nos sentamos en uno de los más céntricos, y cada uno de nosotros pedimos lo que quiso. Después de un tiempo de espera apareció́ el camarero trayendo nuestros menús. Fue justo entonces cuando me di cuenta de que en la mesa que estaba justo frente a la nuestra, había un hombre solo, esperando ser atendido.  Cuando fue servido, le dije a uno de mis soldados: ve a pedirle a ese señor que se una a nosotros. El soldado fue y le transmitió́ mi invitación. El hombre se levantó, cogió su plato y se sentó́ justo a mi lado. 

Mientras comida sus manos temblaban constantemente y no levantaba la cabeza de su comida. Cuando terminamos, se despidió́ de mí sin apenas mirarme, le di la mano y se marchó́. 

El soldado me comentó: 

Madiva, ese hombre debía estar muy enfermo, ya que sus manos no paraban de temblar mientras comía. 

¡No, en absoluto! la razón de su temblor es otra. 

Me miraron extrañados y les conté́: 

-Ese hombre era el guardián de la cárcel donde yo estuve encerrado. A menudo, después de las torturas a las que me sometían, yo gritaba y lloraba pidiendo un poco de agua y él venia me humillaba, se reía de mí y en vez de darme agua, se orinaba en mi cabeza. El no estaba enfermo, lo que estaba era asustado y temblaba quizás esperando que yo, ahora que soy presidente de Sudáfrica, lo mandase a encarcelar y le hiciese lo mismo que él me hizo, torturarlo y humillarlo. Pero yo no soy así, esa conducta no forma parte de mi carácter, ni de mi ética. 

Las mentes que buscan venganza destruyen los estados, mientras que las que buscan la reconciliación construyen naciones. 

Al salir por la puerta hacia mi libertad supe que, si no dejaba atrás toda la ira, el odio y el resentimiento, seguiría siendo prisionero.