23 mayo, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

La procuradora no cambiará a “la reversa” en la suspensión de Quintero 

@QuinteroCalle @PGN_COL  

La procuradora General de la Nación, Margarita Cabello Blanco, se sostuvo en la decisión de suspender al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por supuesta participación en política. 

La determinación generó una polémica a gran nivel, que no se ha apaciguado, porque varios analistas y expertos consideran que el alcalde no podría ser suspendido porque está cobijado por una jurisprudencia de la CIDH, según la cual ningún funcionario de elección popular puede ser inhabilitado o suspendido por ningún organismo de control. 

Esta jurisprudencia fue la que derrumbó la suspensión que el entonces procurador Alejandro Ordóñez le aplicó al entonces alcalde de Bogotá Gustavo Petro. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos consideró que el “Estado violó los derechos políticos, así como la garantía de imparcialidad en relación con el principio de presunción de inocencia y el derecho a recurrir el fallo del señor Petro”.  

En el acto de rendición de cuentas de la Procuraduría General, Margarita Cabello (foto), se pronunció frente al código disciplinario y las facultades que tiene la entidad para investigar y sancionar a servidores de elección popular como lo son los alcaldes. 

La Procuradora General aseguró que el ente de control tiene facultades otorgadas por la Constitución y por el Congreso de la República para investigar y sancionar a funcionarios públicos de elección popular. 

“Al llegar a la Procuraduría nos enfrentamos a una situación de suspensión convencional que existía frente a la investigación disciplinaria y las actuaciones disciplinarias de los funcionarios públicos de elección popular”, explicó. 

Margarita Cabello explicó que se “necesitaba ajustar la legislación a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) sobre la improcedencia de una entidad administrativa para declarar destituidos a los funcionarios elegidos por voto popular, tras el caso de destitución de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá”. 

“Nos imponía algunas ordenaciones específicas entre esas la de quitarle a la Procuraduría la función de sanción con destitución e inhabilidad a los funcionarios de elección popular, para dársela a la rama judicial, y que solamente podían ser destituidos e inhabilitados mediante una decisión de carácter penal”, explicó la funcionaria a los periodistas. 

La Procuraduría presentó al menos 10 consideraciones para argumentar la suspensión del mandatario antioqueñopor su presunta participación en política. Entre el material hay pronunciamientos, entrevistas, videos y hasta trinos que serían de apoyo al Pacto Histórico, según reveló Blu Radio. 

La Procuraduría señaló que Quintero participó en política en reiteradas ocasiones y que esa conducta se convirtió “en un patrón sistemático, una actitud generalizada y reiterativa, una y otra vez, y por guardar o contener un patrón en su repetición se infiere que sería un sistema cuyas similitudes determinan la existencia de un universo de conductas realizadas posiblemente bajo un mismo modus operandi”. 

Varios mensajes a favor de Daniel Quintero circularon en redes sociales, incluso de Petro, quien se mostró empático y solidario con Daniel diciendo: 

“Ya un procurador fascista me suspendió siendo alcalde y la sentencia de la CIDH fue tajante: un órgano administrativo no puede suspender los efectos del voto ciudadano. La procuradora, buscando ayudar al candidato presidencial de Duque, ha roto la Convención Americana”, comentó Petro. 

Iván Cepeda, senador de la República, también manifestó su molestia por el actuar del órgano de control. “La procuradora Cabello es una funcionaria parcializada. Su participación en política a favor del uribismo es evidente: hace meses le presenté acciones contra alcaldes partidarios de Federico Gutiérrez. No he tenido respuesta. En cambio, suspende al alcalde Quintero en 24 horas”, escribió en sus redes. 

Por su parte, María Fernanda Cabal, tampoco dudo en comentar sobre la suspensión de Daniel Quintero de su cargo como alcalde de Medellín. 

“Quintero pensaba pasarse la ley por la faja como su candidato, que hace de todo y no le pasa nada. Juegan a ser Dios y les parece represión cuando los despiertan de su enfermo narcisismo”, manifestó la senadora del Centro Democrático. 

De otro lado, Miguel Uribe Turbay se refirió al comentario que hizo Quintero sobre un presunto golpe de estado cuando habló de su suspensión. (La Procuraduría).  

“Golpe de estado es que los ciudadanos de Medellín no hayan podido votar la revocatoria. Petro y sus socios solo celebran y acatan las decisiones que les convienen”, escribió en las redes el político uribista. 

“La @CorteIDH ha sido clara: la @PGN_COL NO puede suspender a funcionarios de elección popular. La participación electoral de Daniel Quintero -y de Iván Duque- han sido claras. Pero son los jueces los que pueden sancionarlos. ¡No sigan poniendo en riesgo el Estado de derecho!”, escribió en su cuenta de Twitter la representante a la Cámara, Juanita Goebertus.