17 agosto, 2022

Primicias de la política, empresariales y de la farandula

La obra y la vida de Jairo León García 

Por Nacho 

Panoramapolitico.co 

Jairo León García Uribe es ante todo o mejor exclusivamente un periodismo neto. Y por eso es contundentemente sencillo referirse o escribir de su vida y de su obra en el periodismo antioqueño y colombiano. 

De su vida de más de 70 años ajusta en este 2022 exactamente medio siglo dedicados básicamente a la prensa escrita y su obra en esta profesión, para algunos orgullosamente un oficio de la humanidad, está plasmada en billones de artículos en las dos grandes ramas del periodismo: la información y la opinión, y por su paso por importantes empresas, algunas de ellas que ayudó a procrear y a salir adelante. 

La vida y la obra de Jairo León están ligadas estrechamente desde sus albores, toda vez que inmediatamente del epílogo de sus estudios en la Facultad de Comunicaciones de la UPB en Medellín salió muy joven en 1972 rumbo a Bucaramanga a trabajar de redactor deportivo, luego de corresponsal en Barrancabermeja y como jefe de redacción del centenario periódico Vanguardia Liberal, en el cual permaneció hasta casi el final de la década de los años 70. 

En marzo de 1979 recibió una llamada de uno de sus profesores en la UPB invitándolo a retornar a Medellín para participar en el parto de un proyecto periodístico en Antioquia. El profesor era Darío Arizmendi Posada, quien junto al recordado Humberto López y a una camada de inversionistas y empresarios dieron vida al periódico EL MUNDO y de esa forma revivir una voz liberal en esta región que se había callado años atrás con el cierre del Diario Liberal y luego del Correo, pero con la total diferencia que era el primer periódico de accionistas y no familiar. 

García asumió como gran responsabilidad el ser editor del primer tabloide en la prensa, como fue El Mundo Deportivo, una de las muchas y variadas novedades periodísticas que introdujo este diario en la prensa escrita colombiana, producto de los conocimientos que en la materia trajo Arizmendi desde Europa y sobre todo de España, aportes que en muchos casos revolcó el acartonado diseño y en contenidos hasta esa época de los periódicos en el país, pues se introdujo el concepto del diseñador y EL MUNDO revolcó la forma y los textos en la presentación de sus páginas y de la información, además que fue el primer diario que se escribió en pantallas procesadoras de palabras, antecedentes a las computadoras de hoy en día. 

Con Chemo Quiroz, Esperanza Palacio, Arturo Tobón, Julián Ochoa y los inolvidables Héctor Jaime Posada y el Gordito Jorge Gómez conformó y dirigió un profesional y sensacional equipo en la redacción deportiva, que se ganó muchos premios nacionales e internacionales entre los más de 25 que recibió El MUNDO en la época arizmendista. 

Fue una época maravillosa para el periodismo porque Jairo León hizo parte de un gran equipo directivo interno del cual, además de Arismendi, conformaban Marta Botero, Víctor León Zuluaga (el maestro de los títulos), Piedad Correa, Pacho Jaramillo, quienes estuvieron al mando de una generación de jóvenes redactores que nos fuimos formando y madurando como periodistas. Con Víctor León Zuluaga conformó la mejor pareja de jefes de redacción y de maestros dentro de la sala de redacción. 

En el 94 Jairo León (foto) hizo una pausa de dos años en EL MUNDO y viajó a Montería a fundar para la familia Salleg el Meridiano de Córdoba y tras dejarlo caminando se regresó para Medellín y nuevamente a EL MUNDO. 

Entre el 96 y el 2013, ya en la era de la familia Gaviria Correa como propietaria de EL MUNDO, fue el jefe de redacción del diario localizado en el barrio Los Colores y comenzó a darle vida al personaje de Juan Paz como autor de la columna de notas muy picantes EL Reverbero y en momentos en que el mundo digital comenzó a impactar la vida informativa del ser humano en todo el mundo. 

Con una tenaz carta motivada se retiró de EL MUNDO y desde hace 10 años sigue de qué hablar con su Reverbero en las redes sociales, tras 50 años consecutivos de periodismo por lo cual con todos los honores y méritos se hizo acreedor al premio a Una Vida y a Una Obra del Cipa, que le concederán este jueves 4 de agosto, a las 5 de la tarde, en el auditorio del Idea, en una ceremonia, rodeado de sus familiares y amigos, en la que esta agremiación festejará sus 60 años de labores.