La escritora antioqueña Gloria Montoya presenta su libro Los Hijos de la Montaña: La Leyenda Judía

@GobAntioquia

En el Salón de Gobierno de la Gobernación de Antioquia, será presentado esta tarde el libro de la investigadora y escritora antioqueña Gloria Inés Montoya Mejía , que se llama Los Hijos de La Montaña, La Leyenda Judía.

Este acto se cumplirá a las 4 de la tarde, con la presencia del gobernador Luis Pérez, y la directora del Instituto de Cultura de Antioquia, Isabel Cristina Carvajal.

La escritora e investigadora antioqueña, Gloria Inés Montoya Mejía, se acaba de ganar el premio Novela Ficción que otorga la Fundación Trinitario Casanova, a través del  Círculo de Escritores de Murcia, el cual ya le fue entregado el pasado mes de noviembre.

¿Y de qué trata el libro los hijos de las montañas de Antioquia?

Esta pregunta, que lleva tal vez dos siglos sobre la mesa de los temas colombianos, ha sido abordada desde todos los frentes y  disciplinas. Es tan controversial  que ha atraído a políticos, poetas, literatos, funcionarios y visitantes extranjeros. Unos han aseverado  que los antioqueños descienden del pueblo judío, otros, que de los vascos.  Eso sí, todos se han apoyado en una única prueba: los rasgos de comportamiento e identidad innatos.

A muchos ha despertado curiosidad la historia de este departamento colombiano que entre 1770 y 1800 fue reportado en los informes enviados a la Corona española por los gobernadores Silvestre y Velarde como el rincón más pobre y atrasado de la Nueva Granada, y, sin embargo, en la época de la independencia (a partir de 1811), desde este territorio salieron los recursos económicos necesarios para financiar la guerra. Hecho este que dio pie a una molestia política de ámbito nacional.

No obstante, la pregunta de si los antioqueños son descendientes del pueblo judío la resolvió recientemente la Universidad de Antioquia, a través de la prueba más irrefutable: el ADN, hallando los aportes genéticos de las distintas razas que produjeron el mestizaje.

Los hijos de la montaña, la leyenda judía no se ocupa de profundizar  este hallazgo genético, pero fundamentado en el resultado hace un recorrido por la historia, desde que el almirante don Cristóbal Colón salió de España en 1492,  con el fin de conectar los momentos históricos que trajeron a cada grupo poblacional relacionado con la conformación del pueblo antioqueño y crear un espacio para entender con claridad qué los constituye filosófica y espiritualmente. Además, aporta una nueva pieza en el rompecabezas: un escrito antiguo según el cual una de las tribus perdidas se halla escondida en el oriente del departamento.

La independencia de Antioquia marcó una nueva dinámica de desarrollo y conformación social, que en un siglo (1800-1900) dio pie al surgimiento de tres regiones particulares: el oriente, el norte y el suroeste. En este periodo, además, se arraigó y afloró una identidad paisa. Hallar estos relatos fue posible gracias a la historia viva, esa que no muere porque está en el recuerdo y pasa de generación en generación para  dar cuenta de los pilares que fundan esta cultura especial, cuya prosperidad tanto ha inquietado a los estudiosos. Si esta prosperidad alguna vez estuvo representada por el oro, hoy la riqueza de Antioquia es el producto de la genialidad de sus hijos,  Los hijos de la montaña.